SITUACIÓN EXCEPCIONAL COVID-19
VOLVEMOS CON VOSOTROS


Han pasado más de 60 días desde aquel 13 de marzo en que se decretó el estado de alarma y se confinó a la población para protegerla de COVID-19, una enfermedad, hasta ahora desconocida, que sin duda marcará un antes y un después en nuestras vidas. Poco a poco vamos progresando, nos vamos acercando a esa ansiada nueva normalidad.


Antes de nada, quería reiterar mi más sincero agradecimiento a todos aquellos que os habéis dejado la piel y, aún hoy, lo seguís haciendo.


Desde el 11 de mayo, las autoridades sanitarias nos dieron luz verde para retomar nuestra actividad y no dudamos en hacerlo; volvemos a rodar. Pero la vuelta a la “normalidad” debe realizarse con cuidado y debe ser prudente para garantizar la seguridad de nuestros pacientes y la de todo el personal. Por ese motivo hemos vuelto, pero tomando todas las precauciones:


  • Control del riesgo sobre el espacio físico: limpieza y desinfección intensificada de la consulta.
  • Control del riesgo sobre el personal: todo nuestro personal ha sido testado y cumple con las más estrictas medidas de protección para garantizar su seguridad y la tuya.
  • Control del riesgo sobre los pacientes: tomaremos las medidas de protección necesarias para garantizar tu seguridad.
  • Por descontado, hemos adaptado nuestros protocolos prequirúrgicos para dar riguroso cumplimiento a las recomendaciones dictadas por las autoridades sanitarias.

Estos días de confinamiento nos han permitido detectar ciertas limitaciones en nuestro circuito de visitas on line; se ha mejorado (y lo hará aún más) para dar a nuestro equipo la posibilidad de atenderte, mediante la visita telemática, con mucha más agilidad que antes. La telemedicina ha venido a quedarse y TRIVIÑO, Cirugía Plástica y Estética, no se queda atrás.


Seguimos, por tanto, a tu disposición, desde casa o en la consulta (con todas las garantías); tú decides, sólo tienes que contactar con nosotros por los medios habituales:



La labor de todos y cada uno es fundamental; sea cual sea la responsabilidad que nos ha tocado asumir a cada uno, debemos seguir peleando, cada día es un día más. Estamos seguros de que este periodo excepcional finalizará en breve, poco a poco, seguimos avanzando, pero no desistas, sigue luchando.


En nuestro deseo de dártelo pronto en persona, desde aquí, te mandamos un fuerte y virtual abrazo.


Dr. José María Triviño

firma
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

PECTUS EXCAVATUM

pectus-excavatum-doctor-trivino.jpg

El presente post está encaminado a dar a conocer, a aquellos pacientes que tienen un pectus excavatum leve o moderado, las posibilidades que tienen de solucionar este problema. Existe una alternativa relativamente sencilla; un procedimiento quirúrgico de poca duración, con una semana a 10 días de recuperación funcional, poco más o menos la misma recuperación que podría tener una cirugía mamaria.

Consideraciones Generales sobre el pectus excavatum

Creo que es importante para empezar a hablar del pectus excavatum, explicar qué representa el pectus excavatum. Y no me refiero tanto a qué es o qué supone anatómicamente hablando, sino a poner un poco en perspectiva la problemática del pectus excavatum en la sociedad. 

Es importante, para mi, tener claro que el pectus excavatum representa la malformación congénita torácica más frecuente en la población general, siempre y cuando estemos hablando de malformaciones congénitas de la pared anterior. Con unas cifras de prevalencia importantes, dependiendo del estudio representa una afectación de uno de cada 300 a uno de cada 1000 nacimientos, si contamos todos los grados de afectación de pectus.

Evidentemente, hay muchos grados de variabilidad de afectación. Desde casos leves, en los cuales existe una pequeña alteración estética, sin excesiva repercusión, hasta esos grados severos, graves, en los que existe, ya no una simple afectación estética de la pared torácica, sino un compromiso más serio, en profundidad, de los órganos intratorácicos (básicamente corazón y pulmones) que pueden llegar a poner en riesgo la vida del paciente.

Afortunadamente, los grados leves son mucho más frecuentes, siendo extraordinarios estos grados de afectación severa.

La distribución del pectus excavatum entre hombres y mujeres es más o menos igualitaria; no existen grandes diferencias. No obstante, es verdad que, quizás por su repercusión estética de la pared torácica, suele ser menos tolerada en mujeres. Los grados leves del pectus excavatum en un hombre pueden representar una pequeña alteración de la pared torácica, sin demasiada importancia, que permitan al paciente mantener una vida absolutamente normal, sin prestar el menor tipo de atención a esa pequeña alteración torácica. Ese mismo grado de alteración en el sexo femenino, va a condicionar cierta afectación de la simetría torácica que paralelamente repercutirá en la estética mamaria; esto sí que puede ser relevante en el día a día de la paciente.

En otras palabras, el mismo grado de afectación torácica en un hombre puede ser anecdótico mientras que en una mujer puede representar, debido a la afectación sobre la estructura mamaria, una problemática  o menoscabo con mayor peso.

Pectus excavatum - Anatomía / causas

Como ya hemos indicado, el pectus excavatum es una de las malformaciones congénitas más frecuentes de la pared torácica en la población y, fundamentalmente, se podría definir como un hundimiento en grado variable de la porción media del tórax. La región esternal que se desplaza hacia dentro, hacia el interior de la cavidad torácica, con lo cual se genera una deformidad por hundimiento de la región external.

Generalmente, aunque se asocia a la región esternal, el problema no es propiamente del esternón sino de las estructuras cartilaginosas que unen el esternón y las costillas. Es decir, hay una mala implantación del esternón o mala relación con los cartílagos a ese nivel y esto es lo que hace que se hunda hacia el interior.

No es siempre una alteración simétrica entre un hemitórax y el otro, pero lo importante es que el grado de afectación viene determinado por el grado de hundimiento del esternón en la línea media. En los casos leves el problema puede ser más o menos visible, pero no tiene repercusión funcional, simplemente se trata de un problema estético. En los grados más graves, dado que existe una ocupación del espacio intratorácico por el marcado hundimiento de las estructuras costales o esternales, se provoca un compromiso de las estructuras que se localizan en ese espacio (corazón y pulmones); es en estos casos en los que se puede producir problemas de salud, estrictamente hablando. En estos últimos casos, el problema trasciende de la estética debiéndose actuar quirúrgicamente, por parte de equipos médicos especializados en cirugía torácica y cardíaca. Lo que prima en estos casos es el compromiso de los órganos intratorácicos; la cuestión estética, aunque relevante, pasa a un segundo plano.

Pectus Excavatum - La corrección estética

Centrándonos en los casos “leves”, aquellos en los que no hay compromiso orgánico, es importante tener en cuenta  la falta de conocimiento o información que la sociedad tiene respecto a las soluciones que se pueden plantear.

En mayor o menor medida, hasta ahora, el abanico de opciones terapéuticas, quirúrgicas, correctivas del pectus excavatum eran de tanta agresividad que aquellos pacientes afectos por cuadros leves, evidentemente, no se planteaban la corrección. Se trata de cirugías de gran envergadura, cirugías que implican la utilización de estructuras torácicas para expandir y reposicionar el tórax; precisan la utilización de elementos metálicos (placas y/o barras) que pueden condicionar problemas mayores… El beneficio estético estaba muy por debajo de la agresividad y el los riesgos. Es decir, son cirugías de tan amplia agresión que los pacientes afectos por cuadros leves de pectus excavatum ni se lo planteaban.

La técnica de Ravitch (o Condroesternoplástia) es un procedimiento por medio del cual se fractura el esternón y se reposiciona, fijándolo en su posición mediante material de osteosíntesis. La técnica de Nuss, utilizada en casos más graves, consiste en la introducción de una vara metálica que, guiada por escopia, pasa de lado a lado del tórax, salvando las estructuras intratorácicas; tiene la misma curvatura que el tórax, al girarla, eleva la porción media restaurando la anatomía “normal”. Ambos procedimientos son técnicamente complejos y comportan ciertos riesgos pero son apropiados si lo que queremos es liberar los órganos intratorácicos.

En estos últimos años han aparecido técnicas reconstructivas estéticas que buscan, con una agresividad, riesgos y secuelas mucho menores, mejorar la estética de ese tórax para aquellos casos leves, en los que la funcionalidad de los órganos internos no se encuentra comprometida.

Eso es muy importante tenerlo claro porque, a día de hoy, se calcula sólo un 10-15% de los pacientes afectos de pectus excavatum acuden a las consultas de los cirujanos planteando y buscando alternativas correctivas. La gran mayoría de ese 10-15% son pacientes afectos de pectus excavatum con grados graves; sólo unos pocos serían casos leves que consultan buscando alternativas quirúrgicas. 

El resto, el 85% de casos de pectus excavatum que, prácticamente, en su totalidad serían casos leves o muy leves, sin compromiso de funcionalidad de órganos intratorácicos, no consultan. No nos equivocarémos si afirmamos que este amplio grupo de pacientes son casos leves o moderados que no consultan porque creen que las alternativas correctivas son de alta agresividad. Existe en la actualidad un importante desconocimiento de las nuevas técnicas que permitirían corregir esos casos con un índice de complejidad, agresión y secuelas mínimos.

Pectus Excavatum - Técnicas correctivas

En estos últimos años, se ha implantado una técnica nueva consistente en la implantación de prótesis a medida para reconstruir, de forma individualizada, el tórax del paciente afecto al pectus excavatum.

Como comentaba, hasta hace poco, la técnica que había consistía en procedimientos quirúrgicos correctivos de alta agresividad que buscaban restaurar la anatomía torácica, directamente, mediante el reposicionamiento del esternón y utilizando un sistema de soporte metálico que impidiera que el tórax  volviera a colapsarse a su posición original. Todo ello conllevaba muchos riesgos a los que únicamente se sometían aquellos pacientes que veían comprometida la funcionalidad de los órganos internos, es decir, casos graves.

Hoy en día, con los avances que aparecen, existen procedimientos correctores utilizando prótesis hechas a medida, e incluso en los casos más leves, existen productos inyectables (tipo ácido hialurónico) que corrigen asimetrías menores.

Pectus Excavatum y la Prótesis a medida

Es una técnica relativamente revolucionaria para solucionar las afecciones de pectus excavatum leves o moderadas. Desde hace unos 8 o 9 años de forma sistemática se está utilizando esta técnica y tiene una particularidad de que se fundamenta en una prótesis tridimensional específicamente diseñada para cada paciente. Previamente a la realización de la cirugía se le realiza un escaner de alta definición, un TAC, que permite la reconstrucción tridimensional del tórax del paciente, consecuentemente, del defecto torácico que el paciente presenta. A partir de esa imagen 3D, se crea un negativo del “vacío” torácico y, con este, se crea un molde tridimensional para cubrir ese vacío. A través de ese molde tridimensional se crean dos moldes simétricos, un molde definitivo de silicona y un molde provisional de un material específico, biopolímero, que se utiliza para que el cirujano, antes de la cirugía pueda corroborar que la prótesis se adapta perfectamente a las características del paciente.

Mediante un procedimiento quirúrgico que dura aproximadamente entre 45 minutos y 60 minutos y que habitualmente implica la realización de una única incisión localizada en la región esternal, en la parte media del tórax, de unos cinco o seis centímetros de longitud, se diseca el espacio donde va a ir ubicada la prótesis definitiva. La prótesis se coloca bajo las estructuras cutáneo musculares para ocupar ese vacío y restaurar, por tanto, el aspecto estético del tórax.

En cuanto a la cicatriz, es cierto que la zona preesternal no es la mejor zona desde el punto de vista cicatricial pero, estéticamente, la cicatriz es mucho menos evidente que el hundimiento del pectus excavatum.

He hecho mucho hincapié a lo largo del post en la parte estética, debiendo dejar muy claro que el tema de las prótesis a medida no restaura la anatomía del tórax como tal. Lo que hace es normalizar la estética del tórax. Quiero decir, las costillas, el esternón seguirán estando en la misma posición, no las vamos a modificar, por lo tanto, no es un procedimiento óptimo para pacientes en los cuales el pectus excavatum está condicionando una problemática funcional.

En definitiva, lo que hacemos es maquillar o enmascarar el defecto mediante la utilización de una prótesis que externamente nos presenta un tórax normalizado. Por lo tanto, es útil en pacientes con casos leves o moderados, aquellos en los que el pectus excavatum sólo representa un problema estético.

Pectus Excavatum y los productos de relleno

Para acabar me gustaría hacer un pequeño apunte de los productos de relleno.; útiles en caso muy leves en los que el defecto es sutil. Actualmente podemos utilizar ácido hialurónico de alta densidad o grasa como producto de relleno para casos leves; está indicado en los casos en los que existe un pectus excavatum sútil, no demasiado evidente. Ambas alternativas tienen sus pros y sus contras.

  • Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico permite un manejo más estable, más predecible dado que no se va a reabsorber de forma inmediata pero, por contra, es un producto que tiene una vida media corta, año o año y medio, dos años en algún caso, por lo tanto, vamos a tener que estar repitiendo de forma periódica esa infiltración de ácido hialurónico para corregir ese defecto menor.

  • Grasa

Paralelamente tendriamos la utilización de la grasa. Es un procedimiento algo menos predecible, ya que la zona esternal es una zona donde tenemos muy poco tejido adiposo, la supervivencia de la grasa en la región esternal es relativamente escasa; eso implica que el procedimiento es poco predecible en términos de volumen. Una parte de la grasa que inyectamos se va a perder, por lo que es muy factible que tengamos que realizar dos o tres procedimientos secundarios para acabar de pulir esa estructura y ese defecto. En cualquier caso tiene la ventaja de su perdurabilidad, después de esos dos o tres procedimientos el resultado final es estático, estable, no vamos a tener que repetirlo.

Por lo tanto, las dos opciones tienen sus pros y sus contras. En algunos casos, planteamos una primera aproximación, para defectos menores, con ácido hialurónico; de esa forma, el paciente percibirá el resultado final que podemos obtener. Al tratarse de un procedimiento inocuo, se puede realizar en la consulta, el paciente obtiene un resultado inmediato, muy poco agresivo y, si le resulta satisfactorio, se puede plantear la opción definitiva, hacerlo con grasa para conseguir un resultado estable, aunque pueda requerir dos o tres procedimientos secundarios para acabar de pulir.

En definitiva, utilizaremos el ácido hialurónico y la grasa como alternativa para la corrección del pectus excavatum leves o muy leves. La cantidad de tejido que tenemos en la región esternal es relativamente escaso, si tuviéramos que utilizar mucha cantidad de producto (ácido hialurónico o grasa) el resultado sería grotesco y aberrante, poco satisfactorio. 

Resumen de las indicaciones correctivas

  • Para casos muy leves utilizaremos, por lo tanto, el ácido hialurónico o grasa. 

  • Para defectos leves, moderados sin repercusión funcional torácica utilizaríamos la prótesis tridimensional. 

  • Para casos con afectación de la funcionalidad torácica deberá el paciente someterse a otro tipo de procedimientos de mayor agresividad buscando una corrección funcional.

Últimas consideraciones sobre el pectus excavatum

Para acabar, me gustaría hacer unas puntualizaciones sobre dos factores íntimamente relacionados con el pectus excavatum

  • Primera, la técnica quirúrgica  (prótesis a medida) que hemos explicado, también se utiliza para el tratamiento del Síndrome de Poland. Se trata de una anomalía de tipo congénito poco frecuente, caracterizada por el subdesarrollo de los músculos de un lado del cuerpo, especialmente perceptible en los principales músculos del pecho.

  • Segunda, la corrección del pectus excavatum no es incompatible con una reconstrucción mamaria pero recomendaría que ambos procedimientos no se realizaran a la vez, no porque no se pueda hacer sino porque personalmente considero que es mucho más razonable primero abordar la fase de la estética torácica para que, una vez tengamos el tórax normalizado, plantear la corrección mamaria (aumento mamario, pexia  o cualquier cirugía que afecte directamente a la mama). Es mejor andar que correr para hacer las cosas bien.

Si necesitas más información sobre pectus excavatum puedes acceder a nuestro apartado web

En TRIVIÑO, Cirugía Plástica y Estética trabajamos para acercar soluciones, siempre pensando en ti…, nos preocupamos de ti.

 

6 comentarios

Borja
13 Abril 2020

Antes de nada quiero darles las gracias por toda la información que nos han dado en el post. Me gustaría hacerles la siguiente pregunta. En caso de que se aplique en un varón la técnica de la prótesis, ¿tendría algún impedimento ésta persona para realizar ejercicios de musculación de la zona del pecho? Lógicamente me estoy refiriendo a pasado un tiempo prudencial desde la intervención. Muchas gracias.

Responder
Dr.Triviño
13 Abril 2020

Imagino que te estás refiriendo a la prótesis de pectoral. Efectivamente, no hay ninguna limitación a la realización de ejercicio. Se puede realizar actividad deportiva, con total normalidad, a partir del mes y actividad específica de pectoral transcurridos los 3 meses de la cirugía. Un saludo.

Responder
Valentina Martínez
30 Abril 2020

Hola, escribo desde Caracas, Venezuela. Fui operada de pectus excavatum grave a los 11 años, actualmente tengo 23, y llevo una vida saludable, de hecho soy bailarina profesional de danza contemporánea. Me he estado preguntando desde hace un tiempo si es posible realizar un aumento mamario con seguridad o implica riesgos o daños por mi antecedente. Mi senos se desarrollaron diferentes y quisiera sentirme más cómoda con mi cuerpo. Me gustaría recibir una opinión médica sobre mi caso. Estaré muy agradecida.

Responder
Dr.Triviño
30 Abril 2020

Buenos días Valentina, encantado de que hayas contactado con nosotros. Por el tiempo que llevas intervenida y la ausencia de complicaciones en estos 13 años, no debería haber problemas para realizar esa cirugía. En cualquier caso, para darte una respuesta firme, te pediría que me mandaras un informe de la cirugía que se te realizó, si dispones de él, y unas imágenes de tu pecho; con eso te podré valorar y concretar más. Para que puedas trasladarnos esa información con garantías de seguridad, disponemos de

Responder
Borja
4 Mayo 2020

Gracias por su respuesta doctor. ¿Cuál es el coste aproximado de la intervención de prótesis pectoral? Un saludo.

Responder
Dr.Triviño
4 Mayo 2020

Buenas tardes Borja, Para poder establecer un presupuesto específico es importante valorar cada caso. Cado paciente tiene sus particularidades y, por tanto, cada cirugía debe ser valorada de forma individual. Estaré encantado de evaluarte, sin coste, para poder establecer ese presupuesto. Contamos, si lo deseas, con la opción de realizar esa visita de forma telemática. El equipo de atención al paciente, se pondrá en contacto contigo. Entre tanto, recibe un fuerte abrazo. Gracias.

Responder

Escribe un comentario



Compartir este artículo: