Contractura Capsular: Todo lo que Necesitas Saber para Tomar una Decisión Informada

contractura capsular

La contractura capsular es una complicación excepcional aunque común en la cirugía de aumento mamario. Ocurre cuando la membrana fibrosa que se forma alrededor del implante mamario se engrosa y endurece. Este endurecimiento puede causar cambios en la forma y la dureza de la mama, así como molestias o dolor. Los factores de riesgo incluyen el tabaquismo y la genética, aunque ciertos métodos quirúrgicos pueden reducir la incidencia.

¿Qué es la contractura capsular?

La contractura capsular es una complicación que puede surgir después de someterse a una cirugía de aumento mamario con implantes. Se refiere al endurecimiento y engrosamiento de la cápsula fibrosa que se forma alrededor del implante mamario.

Definición y explicación

La contractura capsular ocurre cuando la cápsula de tejido cicatricial que el cuerpo forma naturalmente alrededor del implante mamario se contrae y endurece. Esto puede resultar en cambios en la forma, firmeza y posición del implante, causando molestias e incluso dolor. La contractura capsular puede manifestarse en diversos grados de severidad.

Formación de la cápsula alrededor del implante

Después de la inserción del implante mamario, el cuerpo inicia un proceso de cicatrización natural que incluye la formación de una cápsula fibrosa alrededor del implante. Esta cápsula es una barrera delgada de tejido rodeando el implante. En algunos casos, esta cápsula puede empezar a endurecerse o a engrosarse, dando lugar a la contractura capsular.

Es importante entender que la formación de la cápsula es un proceso normal y esperado tras cualquier implante médico, pero los problemas surgen cuando esta cápsula se vuelve excesivamente dura.

Escala de Baker para evaluar la contractura capsular

La contractura capsular se clasifica utilizando la escala de Baker, que categoriza la severidad de la contractura en cuatro grados. Esta escala permite al cirujano evaluar y determinar el tratamiento más adecuado según el grado de contractura presente.

Grado I

En el Grado I, la mama se ve y se siente suave y natural. No hay signos de contractura capsular y el implante está en una posición correcta sin crear molestias ni cambios visibles en la forma de la mama.

Grado II

El Grado II se caracteriza por una ligera firmeza en la mama. Aunque la apariencia de la mama es normal, puede sentirse una pequeña dureza en el área del implante al palparla. Este grado generalmente no causa molestias significativas pero puede indicar el inicio de una contractura.

Grado III

En el Grado III, la contractura capsular es más notable. La mama se ve anormal y se siente firme o dura al tacto. Los pacientes pueden experimentar molestias y la forma de la mama puede empezar a distorsionarse, lo que requiere una evaluación más detallada y posible intervención.

Grado IV

El Grado IV es el estado más severo de contractura capsular. La mama no solo se ve distorsionada y se siente dura, sino que también está asociada con dolor significativo. En este nivel de contractura, la intervención quirúrgica es a menudo necesaria para aliviar los síntomas y corregir la deformidad.

Causas y factores de riesgo

La aparición de la contractura capsular puede deberse a varios factores de riesgo, tanto internos como externos.

Tabaquismo y su impacto

El tabaquismo es uno de los factores que aumentan significativamente el riesgo de desarrollar contractura capsular. Las toxinas presentes en el tabaco pueden interferir con la cicatrización y el sistema inmunitario, promoviendo la formación de tejido fibroso anormal alrededor del implante mamario.

Factores genéticos

La predisposición genética también juega un papel importante en la aparición de la contractura capsular. Algunas personas tienen una tendencia mayor a formar tejido cicatricial excesivo por condiciones hereditarias, lo que puede llevar a un mayor riesgo de complicaciones postoperatorias.

Tipo de implante y su superficie

Implantes lisos vs. texturizados

El tipo de superficie del implante mamario es un factor crítico. Los implantes texturizados han demostrado tener una menor incidencia de contractura capsular en comparación con los implantes lisos. La textura de la superficie ayuda a minimizar el movimiento del implante y favorece una integración más estable con el tejido circundante.

Colocación submuscular vs. subglandular

La ubicación del implante es otro aspecto relevante. La colocación submuscular, donde el implante se sitúa debajo del músculo pectoral, puede reducir el riesgo de desarrollar contractura capsular en relación con la colocación subglandular, donde el implante se coloca sobre el músculo y debajo de la glándula mamaria. La colocación submuscular proporciona una mayor cobertura de tejido y reduce la probabilidad de presión excesiva sobre el implante.

Contaminación bacteriana durante la cirugía

La contaminación bacteriana durante la intervención quirúrgica es una posible causa de contractura capsular. Aunque se toman medidas estrictas de esterilización en quirófano, la introducción de bacterias puede desencadenar una respuesta inflamatoria excesiva y la formación de tejido fibroso en exceso alrededor del implante. Técnicas quirúrgicas meticulosas y el uso de antibióticos profilácticos son fundamentales para prevenir esta complicación.

Síntomas de la contractura capsular

La contractura capsular se manifiesta a través de varios síntomas que afectan tanto la forma como la sensación de la mama.

Cambios en la morfología de la mama

Uno de los primeros signos de la contractura capsular puede ser un cambio observable en la forma de la mama. Esto puede incluir:

  • Diferencias en la simetría entre ambas mamas.

  • Aspecto distorsionado o irregular.

  • Abultamiento o hundimiento en áreas específicas.

Endurecimiento de la mama

El endurecimiento de la mama es un síntoma característico y puede variar en severidad. Esto se debe al engrosamiento de la cápsula fibrosa que rodea el implante.

El grado de dureza puede variar desde una ligera firmeza hasta una dureza extrema, similar a la de una pelota de tenis.

Dolor y molestias

Las mujeres con contractura capsular pueden experimentar dolor y molestias que pueden incluir:

  • Dolor al tocarse la zona afectada.

  • Molestias constantes o intermitentes.

  • Sensibilidad aumentada en la mama.

Diagnóstico clínico

El diagnóstico clínico de la contractura capsular se realiza mediante una combinación de autoexamen y evaluación médica profesional.

Autoexamen

El autoexamen es crucial para la detección temprana. Las mujeres pueden identificar posibles síntomas al:

  • Observar cambios visibles en la forma de la mama.

  • Palpar cualquier endurecimiento o zonas de dureza anormal.

  • Sentir dolor o molestias al tocarse.

Evaluación médica

Una vez identificados los síntomas mediante el autoexamen, es fundamental acudir a una evaluación médica. El profesional de la salud puede realizar:

  • Examen físico detallado para evaluar el grado de dureza y deformidad.

  • Pruebas de imagen como ecografías o resonancias magnéticas para obtener una visión más clara de la cápsula y el implante.

Grados de contractura capsular

La contractura capsular se clasifica en diferentes grados según la escala de Baker. Esta clasificación ayuda a identificar la severidad y planificar el tratamiento adecuado.

Diagnóstico según la escala de Baker

La escala de Baker es una herramienta estándar utilizada por los cirujanos para evaluar la severidad de la contractura capsular. Los grados van del I al IV, siendo el grado I el menos severo y el grado IV el más grave.

Síntomas específicos de cada grado

Grado 1

En el grado 1, la mama se ve y se siente suave, similar a una mama sin implantes. No hay síntomas visibles ni palpables de contractura capsular.

Grado 2

En el grado 2, la mama se ve normal, pero se nota una ligera firmeza al tacto. Puede haber una menor percepción al movimiento del implante, pero generalmente no causa molestias.

Grado 3

En el grado 3, la firmeza es más evidente y la mama empieza a mostrar una apariencia anormal. La rigidez es palpable y puede haber molestias moderadas. El implante se siente duro y puede empezar a desplazarse.

Grado 4

El grado 4 es el más severo, donde la mama está visiblemente deformada y muy dura al tacto. El dolor suele ser significativo y afecta la calidad de vida. La contractura es pronunciada y el implante puede estar desviado o desplazado.

Diferencias en el tratamiento según el grado

  • Grado 1
    No se requiere tratamiento. Las revisiones periódicas son suficientes para mantener el control.

  • Grado 2
    El tratamiento conservador suele ser efectivo. Esto incluye el uso de medicamentos antiinflamatorios y masajes locales.

  • Grado 3
    Es común optar por una intervención quirúrgica. Las opciones incluyen la capsulotomía y la extirpación de la cápsula. Se puede evaluar el uso de matriz dérmica acelular para mejorar los resultados.

  • Grado 4
    La cirugía es generalmente necesaria para remover la cápsula endurecida y posiblemente reemplazar el implante. Se consideran técnicas avanzadas para minimizar la recurrencia.

Diagnóstico de la contractura capsular

El diagnóstico de la contractura capsular es fundamental para determinar el grado de la complicación y el tratamiento adecuado.

Método de diagnóstico clínico

El primer paso para diagnosticar la contractura capsular es una evaluación clínica por parte de un cirujano plástico especializado. Durante la consulta, el médico examinará cuidadosamente las mamas para identificar cualquier cambio en su forma, dureza y sensibilidad. También realizará preguntas sobre los síntomas que la paciente pueda estar experimentando, como dolor o molestias.

Pruebas y evaluaciones adicionales

Si se sospecha de una contractura capsular, el cirujano puede recomendar pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico y evaluar el grado de la complicación. Entre las pruebas más comunes se incluyen:

  • Ecografía mamaria

  • Esta técnica de imagen permite visualizar el implante y la cápsula fibrótica que lo rodea. Es útil para detectar cambios estructurales y la acumulación de líquido alrededor del implante.
    Resonancia magnética (RM)

  • La RM es una herramienta muy precisa para evaluar el estado de los implantes y el tejido circundante. Puede proporcionar imágenes detalladas que ayuden a determinar el grado de contractura capsular.
    Mamografía

Aunque menos común, en algunos casos se puede utilizar una mamografía para obtener información adicional sobre la estructura mamaria y la posición del implante.

Importancia de las revisiones postoperatorias

Las revisiones postoperatorias regulares son esenciales para detectar la contractura capsular en una etapa temprana. Durante estas visitas, el cirujano puede monitorear cualquier cambio en las mamas y ajustar el plan de tratamiento en consecuencia.

Las revisiones periódicas permiten una detección y manejo más eficaz de esta complicación. No subestimar la importancia de las evaluaciones continuas contribuye a mantener la salud y apariencia de la mama después de una cirugía de aumento mamario.

Tratamiento de la contractura capsular

El tratamiento de la contractura capsular varía en función de la gravedad, desde terapias conservadoras hasta intervenciones quirúrgicas.

Tratamiento conservador

Medicamentos

El tratamiento conservador incluye el uso de medicamentos como antiinflamatorios y analgésicos para reducir la inflamación y el dolor. En algunos casos, se pueden prescribir medicamentos que ayudan a suavizar la cápsula fibrosa.

Masajes

Los masajes locales son otra técnica conservadora para tratar la contractura capsular. Estos masajes buscan mejorar la circulación y flexibilizar el tejido alrededor del implante, lo cual puede ayudar a disminuir la dureza y mejorar la forma de la mama.

Tratamiento quirúrgico

Extirpación de la cápsula

La extirpación de la cápsula es un procedimiento quirúrgico en el que se elimina completamente la cápsula fibrosa que ha formado alrededor del implante. Este método es eficaz para grados más severos de contractura capsular, permitiendo una mejor reconstitución del área afectada.

Capsulotomía

La capsulotomía es una técnica quirúrgica que consiste en cortar y liberar la cápsula fibrosa sin retirarla por completo. Esta intervención permite crear más espacio para el implante, reduciendo la presión y mejorando la forma de la mama. La cápsula se abre, permitiendo que el tejido cicatrice de manera más natural.

Colocación de matriz dérmica acelular

La colocación de matriz dérmica acelular es una técnica avanzada que implica el uso de tejidos biocompatibles para reforzar la zona alrededor del implante. Esta matriz ayuda a prevenir la formación de nuevas contracturas y proporciona una estructura de soporte adicional, mejorando la estética y la funcionalidad de la mama.

Alternativas no quirúrgicas

Existen alternativas no quirúrgicas que están en fase de investigación, como la terapia con ondas de choque y tratamientos láser de baja intensidad. Estas técnicas buscan reducir la contractura y mejorar la elasticidad del tejido.

Prevención de la contractura capsular

La prevención de la contractura capsular es fundamental para minimizar riesgos y mejorar los resultados a largo plazo. Aquí se detallan diversas estrategias y factores relevantes para prevenir esta complicación.

Uso de implantes texturizados

Los implantes texturizados tienen una superficie rugosa que permite una mejor integración con el tejido circundante. Esta rugosidad reduce la probabilidad de que se forme una cápsula muy dura y densa alrededor del implante.

Están diseñados para minimizar el movimiento del implante dentro del bolsillo, lo que puede ayudar a distribuir la presión de manera más uniforme y reducir el riesgo de formación de una contractura capsular.

Estudios indican que la textura del implante puede dificultar la agrupación de las fibras de colágeno, limitando el grosor y la rigidez de la cápsula formada.

Colocación submuscular de los implantes

La colocación submuscular de los implantes mamarios, debajo del músculo pectoral, presenta varias ventajas en la prevención de la contractura capsular.

Esta técnica proporciona una mayor cobertura del implante, lo que reduce la posibilidad de formación de una cápsula rígida. Además, el movimiento continuo del músculo pectoral sobre el implante puede ayudar a mantener la cápsula más blanda y flexible.

Comparado con la colocación subglandular, en la cual los implantes se colocan directamente debajo del tejido mamario, la colocación submuscular ha demostrado una menor incidencia de contractura capsular en múltiples estudios clínicos.

Técnicas para prevenir la contaminación bacteriana

La contaminación bacteriana durante la cirugía es un factor de riesgo significativo para el desarrollo de contracturas capsulares. Para prevenirlo, se emplean una serie de técnicas y medidas preventivas:

  • Uso de antibióticos profilácticos administrados antes y después de la cirugía para reducir el riesgo de infecciones.

  • Empleo de técnica quirúrgica estéril rigurosa, incluyendo el uso de campos estériles y equipamiento desinfectado.

  • Irrigación del bolsillo donde se colocará el implante con soluciones antibacterianas antes de su inserción.

  • Minimizar el tiempo de exposición del implante al aire y a superficies no estériles durante la cirugía.

  • Manejo cuidadoso del implante para evitar su contacto con la piel del paciente, que puede ser una fuente de bacterias.

Importancia de la elección de un cirujano especializado

La experiencia y la habilidad del cirujano plástico son cruciales para prevenir la contractura capsular. Un cirujano especializado en cirugía mamaria está mejor capacitado para emplear las técnicas más adecuadas y seguir las mejores prácticas quirúrgicas.

Un cirujano con experiencia puede evaluar mejor los factores de riesgo individuales del paciente y sugerir las estrategias preventivas más efectivas.

También es fundamental que el cirujano tenga una formación actualizada en las técnicas más avanzadas de prevención y tratamiento de las complicaciones asociadas a los implantes mamarios.

Caso de estudio: Contractura capsular en diferentes pacientes

En esta sección, revisaremos diferentes grados de contractura capsular a través de casos de pacientes que han experimentado esta complicación en distintos niveles de severidad.

Caso de contractura leve (Grado I)

La contractura capsular en grado I suele ser asintomática, es decir, no presenta signos visibles ni molestias significativas para el paciente. En este grado:

  • La mama conserva su aspecto y tacto natural.

  • No se detecta endurecimiento o cambios evidentes en la forma.

  • El implante puede ser palpable, pero no está desplazado ni deformado.

Un ejemplo típico de un caso de contractura leve podría ser una paciente que, durante una revisión de rutina, se le detecta una ligera formación de cápsula sin síntomas. En estos casos, no se requiere tratamiento inmediato y se recomiendan revisiones periódicas para monitorizar cualquier cambio.

Caso de contractura moderada (Grado II)

En los casos de contractura capsular grado II, comienzan a aparecer algunos síntomas leves que pueden afectar la sensación de la mama.

  • La mama aún parece natural, pero al tacto puede sentirse algo más firme.

  • El paciente puede notar una ligera presión o incomodidad.

  • La forma de la mama no muestra deformidad significativa, aunque puede haber una ligera asimetría.

Un ejemplo de este grado puede ser una paciente que empieza a notar una diferencia en la textura de una de sus mamas. La evaluación médica confirma un endurecimiento ligero, y se consideran opciones como medicación antiinflamatoria y masajes para prevenir el avance de la contractura.

Caso de contractura severa (Grado III)

Cuando la contractura capsular alcanza el grado III, los síntomas se vuelven más evidentes y pueden afectar significativamente la estética y la comodidad del paciente.

  • La mama se vuelve visiblemente más dura y alterada en su forma.

  • El dolor y la incomodidad son comunes, especialmente al palpar la zona.

  • La deformidad es notoria y la simetría entre ambas mamas puede estar comprometida.

En un caso de contractura severa, una paciente podría presentar un endurecimiento visible y dolor persistente. El tratamiento quirúrgico se considera la mejor opción, con procedimientos como la capsulotomía o la extirpación de la cápsula para aliviar los síntomas y restaurar la apariencia natural de la mama.

Caso de contractura extrema (Grado IV)

La contractura capsular en grado IV es la forma más severa y presenta síntomas debilitantes tanto a nivel estético como funcional.

  • La mama se encuentra extremadamente dura y deformada.

  • El dolor es intenso y constante, afectando la calidad de vida del paciente.

  • La asimetría y la deformidad son marcadas, alterando significativamente la apariencia de la mama.

En un caso de contractura extrema, la paciente experimenta un dolor severo y una deformidad evidente. El tratamiento quirúrgico es inevitable, y suele incluir la extirpación completa de la cápsula y posiblemente la colocación de una nueva prótesis bajo técnicas avanzadas como la matriz dérmica acelular para reducir el riesgo de recurrencia.

Aspectos psicológicos y emocionales

La contractura capsular no solo afecta la estética, sino que también tiene un impacto significativo en el bienestar emocional y psicológico de quienes la padecen.

Impacto en la autoestima

El endurecimiento y alteración en la forma de la mama pueden llevar a una fuerte disminución en la autoestima. Las pacientes pueden evitar actividades físicas y sociales por la apariencia estética de su pecho, rechazando situaciones que antes disfrutaban.

Algunos casos presentan vergüenza al mostrar el busto, lo que repercute en la intimidad y confianza personal. La preocupación constante por el cambio en la apariencia puede añadir estrés diario.

Soporte emocional y psicológico

Buscar una red de apoyo es crucial para afrontar la contractura capsular. Este soporte puede venir de amigos, familiares o grupos de apoyo donde compartir experiencias comunes y consejos.

Profesionales de la salud mental

Consultar con psicólogos o terapeutas especializados puede ofrecer herramientas para manejar la ansiedad y la baja autoestima. Terapias de aceptación y compromiso pueden ser especialmente útiles para aceptar la situación actual y trabajar en la mejora emocional.

Grupos de apoyo

Participar en grupos, tanto presenciales como en línea, permite sentirse comprendido y menos aislado. Estos grupos comparten información valiosa sobre tratamientos y cuidados postoperatorios, generando un sentido de comunidad.

Testimonios de pacientes

Los testimonios de otras personas que han pasado por la contractura capsular pueden ser una fuente de inspiración y consuelo. Aquí algunos ejemplos reales:

  • Lucía, 34 años
    "Después de mi cirugía, desarrollé contractura capsular en el tercer año. Fue difícil emocionalmente, pero el apoyo de mi familia y un grupo de apoyo online realmente me ayudaron. Encontrar gente que entendía por lo que estaba pasando fue crucial para mi recuperación emocional."

  • María, 41 años
    "Me sentí muy insegura después de notar cambios en la forma de mis pechos debido a la contractura capsular. Hablar con un terapeuta me dio herramientas para mejorar mi autoestima y aceptarme a mí misma en el proceso de decidir si realizaba una nueva operación."

 

Fotografías y ejemplos visuales

Las imágenes pueden ser muy útiles para entender la contractura capsular y sus variaciones. A continuación, se presentan diversas fotos y comparaciones para ilustrar mejor este problema.

Fotos de contractura capsular

Las fotografías son fundamentales para apreciar visualmente los efectos de la contractura capsular. A través de imágenes clínicas, se puede observar con claridad los signos visibles de esta complicación. Estas fotos muestran:

  • Endurecimiento visible del tejido mamario.

  • Alteraciones en la simetría y morfología de las mamas.

  • Los diferentes grados de severidad según la escala de Baker.

Es importante revisar imágenes de casos reales para tener una comprensión más completa y realista de cómo se manifiesta la contractura capsular.

Comparación entre grados

Comparar las imágenes de los distintos grados de contractura capsular es clave para entender la progresión de la condición. La escala de Baker se utiliza para clasificar la severidad en cuatro grados:

  • Grado I:
    Normal, la mama se ve y se siente suave.

  • Grado II:
    La mama es un poco firme, pero se ve normal.

  • Grado III:
    La mama es firme y se ve anormal.

  • Grado IV:
    La mama es dura, dolorosa y se ve anormal.

Observar fotos que muestren estas diferencias es crucial para identificar y evaluar correctamente el grado de contractura.

Ejemplos de resultados post-tratamiento

Las imágenes posteriores al tratamiento son esenciales para demostrar la eficacia de las diferentes intervenciones. Los ejemplos de resultados post-tratamiento pueden incluir:

  • Fotos de antes y después de la capsulotomía.

  • Resultados de la extirpación de la cápsula.

  • Imágenes de pacientes tratados con matrices dérmicas acelulares.

Estas fotos ayudan a visualizar las mejoras alcanzadas y a entender los beneficios del tratamiento adecuado.

Todo por y para vosotr@s.

 

0 comentarios


Escribe un comentario




Compartir este artículo:

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Política de Cookies

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de datos que se reciben en el terminal desde el sitio Web visitado y se usan para registrar ciertas interacciones de la navegación en un sitio Web almacenando datos que podrán ser actualizados y recuperados. Estos archivos se almacenan en el ordenador del usuario y contiene datos anónimos que no son perjudiciales para su equipo. Se utilizan para recordar las preferencias del usuario, como el idioma seleccionado, datos de acceso o personalización de la página.

Las Cookies también pueden ser utilizadas para registrar información anónima acerca de cómo un visitante utiliza un sitio. Por ejemplo, desde qué página Web ha accedido, o si ha utilizado un "banner" publicitario para llegar.

¿Qué uso le damos a los diferentes tipos de cookies?
  1. Según su finalidad:
    Cookies técnicas Las cookies técnicas son aquellas facilitan la navegación del usuario y la utilización de las diferentes opciones o servicios que ofrece la web como identificar la sesión, permitir el acceso a determinadas áreas, facilitar pedidos, compras, cumplimentación de formularios, inscripciones, seguridad, facilitar funcionalidades (videos, redes sociales…).
    Cookies de personalización Las cookies de personalización permiten al usuario acceder a los servicios según sus preferencias (idioma, navegador, configuración…).
    Cookies analíticas Las cookies de análisis son las utilizadas para llevar a cabo el análisis anónimo del comportamiento de los usuarios de la web y que permiten medir la actividad del usuario y elaborar perfiles de navegación con el fin objetivo de mejorar los sitios web.
    Cookies publicitarias Las cookies publicitarias permiten la gestión de los espacios publicitarios de la web. Además, estas cookies pueden ser de publicidad personalizada y permitir así la gestión de los espacios publicitarios de la web en base al comportamiento y hábitos de navegación de usuario, de donde se obtiene su perfil y permiten personalizar la publicidad que se muestra en el navegador del usuario u otros perfiles y redes sociales del usuario.
  2. Según su plazo:
    Cookies de sesión Las cookies de sesión son aquellas que duran el tiempo que el usuario está navegando por la página Web y se borran al cerrar el navegador.
    Cookies persistentes Estas cookies quedan almacenadas en el terminal del usuario hasta que son eliminadas manualmente o haya concluido el periodo de duración establecido para dicha cookie.
  3. Según su titularidad:
    Cookies propias Aquéllas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el propio editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.
    Cookies de terceros Aquéllas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio que no es gestionado por el editor, sino por otra entidad que trata los datos obtenidos través de las cookies.

Este sitio utiliza cookies técnicas, de personalización, análisis y publicitarias propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para fines estadísticos y publicitarios.

Por ello, al acceder a nuestra web, en cumplimiento del artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información le hemos solicitado su consentimiento para su uso.

El suministro de datos personales a través de nuestro portal y el consentimiento para el uso de cookies requiere una edad mínima de 14 años y la aceptación expresa de nuestra Política de Privacidad.

De todas formas, le informamos que puede activar o desactivar las cookies siguiendo las instrucciones de su navegador de Internet:

Navegador Pasos URL
Chrome Configuración > Mostrar opciones avanzadas > Privacidad > Configuración de contenido. https://support.google.com/
Firefox Herramientas > Opciones > Privacidad > Historial > Configuración Personalizada https://support.mozilla.org/
Internet Explorer Herramientas > Opciones de Internet > Privacidad > Configuración https://support.microsoft.com/
Opera Herramientas > Preferencias > Editar preferencias > Cookies https://help.opera.com/
Safari Preferencias > Seguridad https://support.apple.com/
Edge Configuración > Ver configuración avanzada > Privacidad y servicios > Cookies https://support.microsoft.com/

La siguiente tabla recoge la clasificación y descripción de las cookies utilizadas en la presente página web para que puedas identificarlas en tu navegador:

Nombre Titular Datos recabados Finalidad Duración
PHPSESSID Cookie propia
(Cirugía Estética Barcelona)
Sesiones y preferencias del visitante Necesaria Al finalizar la sesión con el navegador
VISITOR_INFO1_LIVE De terceros
(Youtube)
Intenta calcular el ancho de banda del usuario en páginas con vídeos de YouTube integrados. Técnica 179 días
PREF De terceros
(Youtube)
Es una cookie que almacena las preferencias de visualización y de búsqueda de los videos de youtube: idioma preferido, filtro safe-search, etc. Técnica 2 años
_gid Cookie propia
(Google)
Sesiones de los visitantes Analítica 24 horas - Desde el final de la última visita
_gat_UA-[ID] Cookie propia
(Google)
Sesiones de los visitantes Analítica 1 minuto
_ga Cookie propia
(Google)
Sesiones de los visitantes Analítica 2 años
_gat_gtag_UA_[ID] Cookie propia
(Google)
Sesiones de los visitantes Analítica 1 minuto
DV De terceros
(Google)
Utilizada por Google para proveer servicios y extraer información anónima sobre la navegación. Analítica 1 minuto
_gcl_au Cookie propia
(Google)
Visitas a webs para remarketing Analítica 3 meses
YSC De terceros
(Youtube)
Registra una identificación única para mantener estadísticas de qué vídeos de YouTube ha visto el usuario. Publicitaria Al finalizar la sesión con el navegador
IDE De terceros
(Google)
Utilizada por Google DoubleClick para registrar e informar sobre las acciones del usuario en el sitio web tras visualizar o hacer clic en uno de los anuncios del anunciante con el propósito de medir la eficacia de un anuncio y presentar anuncios específicos para el usuario. Publicitaria 1 año
NID De terceros
(Google)
Utilizada por Google para ayudar a personalizar los anuncios que se muestran en las propiedades de Google (como en la Búsqueda de Google). Publicitaria 6 meses
OTZ De terceros
(Google)
Utilizada por Google para la personalización de anuncios apropiados. Publicitaria 1 mes


Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.

Las cookies técnicas son aquellas facilitan la navegación del usuario y la utilización de las diferentes opciones o servicios que ofrece la web como identificar la sesión, permitir el acceso a determinadas áreas, facilitar pedidos, compras, cumplimentación de formularios, inscripciones, seguridad, facilitar funcionalidades (videos, redes sociales...).

Las cookies de análisis son las utilizadas para llevar a cabo el análisis anónimo del comportamiento de los usuarios de la web y que permiten medir la actividad del usuario y elaborar perfiles de navegación con el fin objetivo de mejorar los sitios web.

Las cookies publicitarias permiten la gestión de los espacios publicitarios de la web. Además, estas cookies pueden ser de publicidad personalizada y permitir así la gestión de los espacios publicitarios de la web en base al comportamiento y hábitos de navegación de usuario, de donde se obtiene su perfil y permiten personalizar la publicidad que se muestra en el navegador del usuario u otros perfiles y redes sociales del usuario.