Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Bio-nutrición emocional ¿Qué es?

bio-nutricion-y-emociones.jpg

Para mí, lo más importante cuando un paciente viene a nuestra consulta con alguna inquietud nutricional es tratar a la persona de una forma global, integral y humanista. Mi objetivo es, no sólo mejorar la calidad nutricional de mis pacientes, sino también que logren un bienestar integral en sus vidas gracias a su propio cambio de percepción.

Alimentación y emociones, inseparables.

No sólo somos un cuerpo físico, somos un conjunto de elementos que están interrelacionados: pensamientos, emociones y acciones. Mi experiencia me ha permitido determinar que el equilibrio o desequilibro con respecto a la nutrición está directamente relacionada con el nivel de estrés y el estado emocional de la persona. Por tanto, tratar un aspecto, sin tratar el resto, impide acceder a un resultado sostenible en el tiempo o plenamente satisfactorio.

 

bio nutricion y emociones

Muchos de los síntomas que manifiesta un paciente pudieran iniciarse en sus pautas alimentarias pero, si no tratamos sus conflictos, su origen emocional y/o familiar, no accederíamos a optimizar la salud de la persona. Mi trabajo consiste en acompañar a la persona en esa autoindagación y en ese descubrimiento, identificar sus puntos clave y empoderarla para que se responsabilice y consiga sus objetivos y motivaciones por sí misma. Este aspecto es muy importante para la mayoría de personas, pero muchos no se dan cuenta es que está relacionado con su interior, su interior visceral. Mantener una higiene intestinal adecuada, por ejemplo, es fundamental para percibir cambios a todos los niveles. Considero el intestino como el “primer cerebro”, muchas de nuestras emociones se reflejan en este órgano tan poco valorado.

Además, a lo largo de mis años de experiencia, he podido observar que solemos vivir en una incoherencia que acaba reflejándose de forma muy directa en la salud de nuestro cuerpo.

Cómo influye nuestra alimentación en nuestros comportamientos.

nutricion y comportamientoNuestras emociones influyen en nuestra alimentación y podemos decir que una alimentación equilibrada y salutífera mejora también mucho la forma de pensar. Nuestro intestino contiene un 90% de serotonina, una hormona llamada "la hormona de la felicidad" que regula el sistema nervioso. Tratar y mejorar cualquier molestia intestinal permitirá reequilibrar muchos sistemas intrínsecos.

La primera visita en nuestra consulta

En la primera visita empezamos por establecer cuál es el objetivo y las motivaciones de la persona. Lo mantengo en el punto de mira en todo el proceso. Saber para qué, más bien qué y por qué está en nuestra consulta. En la primera visita realizo un estudio bio-nutricional de hábitos alimentarios, pregunto y analizo síntomas y averiguo también el nivel de estrés del paciente. Posteriormente voy descubriendo los diferentes conflictos a través de los hábitos del paciente y los voy correlacionando con su estado anímico. Cualquier condicionante histórico como la relación con los padres, la niñez, la adolescencia, relaciones laborales o relaciones de pareja pueden estar condicionando su forma de nutrirse. Esto se llaman resonancias, y una vez comentadas con el paciente, él mismo puede darse cuenta de para qué está actuando así en la vida y con su alimentación. Les digo en muchas ocasiones: "cómo comes, es cómo te quieres."

Perfil bio-nutricional, sintomatología y hábitos alimentarios

Con el perfil bio-nutricional, basado en más de 80 preguntas muy específicas sobre alimentos ingeridos y síntomas concretos, buscamos establecer cuál es la fragilidad del paciente en sus diferentes terrenos metabólicos: cómo están sus carencias, su curva glucémica, su nivel de acidez, el terreno neurodistónico, su sistema digestivo, hígado y exceso de toxinas.Una vez identifico las fragilidades se las expongo al paciente para que entienda como está su estado de salud actual y se reconozca.

Estudio nutricional y bioimpedancia.

bio impedancia y nutricionRealizamos también un estudio por bio-impedancia por el que descubrimos el porcentaje de grasa, el peso de huesos, el porcentaje de agua y músculo del cuerpo y la grasa visceral y además un exhaustivo estudio nutricional. En función de estos parámetros determinamos también la edad metabólica del paciente que no siempre coincide con la edad real. Cada persona es un mundo y no podemos entrar en ningún arquetipo. Realmente los tratamientos son totalmente personalizados porque dependen de toda la información que extraigamos o que nos aporte cada paciente. Por todo ello no tenemos un protocolo base de acción. Empezamos siempre de cero e iniciamos con el paciente la negociación compartiendo conclusiones y la prioridad de las acciones a realizar. No se prohibe nada, se permite.

Quitamos de la ecuación las palabras dieta, sacrificio o excesos, siempre con connotaciones negativas.

Las siguientes visitas

Dependiendo del objetivo y las necesidades concretas del paciente programaremos las siguientes visitas con más o menos frecuencia. Si, por ejemplo, el objetivo principal es una pérdida de peso podemos pactar revisiones cada 7-15 días o 3 semanas, ya que el “acompañamiento” durante el proceso resulta uno de los factores más importantes. Protegemos al paciente en el proceso de pérdida de peso con una suplementación natural basada en medicina orto-molecular que consiste en ofrecer a las células el alimento apropiado en la cantidad adecuada, en sinergia con las rutas metabólicas.

Acompañamiento y seguimiento añadido

Invito a todos mis pacientes a que despejen sus dudas en el momento, ya sea vía e-mail o por WhatsApp, cuando lo estimen necesario, para que se sientan lo mejor acompañados posible durante todo su proceso. En algunos casos les hago escribir lo que comen durante toda una semana para identificar dificultades o errores y expongo enseguida las correcciones a aplicar. Si la persona está dispuesta y se abre a compartir inquietudes psicológicas podemos, como he explicado antes, contribuir mejor a hacer desaparecer, por ejemplo, la ansiedad. La idea es ser lo más flexible y empática posible, y así ayudar a mis pacientes de la mejor manera acompañando y dirigiendo el cambio necesario para optimizar su salud y calidad de vida.

Cristina Lázaro Reyes.

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: