Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Masterclass de cirugía estética en Backstagebcn - 1/3

masterclass-de-cirugia-estetica.jpg

MEJOR NO ES SUFICIENTE

Hace aproximadamente dos años, después de 10 años de trabajar y hacer una “segunda residencia” en cirugía estética en una gran clínica de referencia nacional, decidí iniciar un proyecto diferente y personal.

Ninguna de las decisiones que tomamos suelen ser debidas a un único factor pero, en mi caso, uno de los más importantes era hacer las cosas de otra manera, por lo menos, lo quería hacer a mi manera.

No me refiero únicamente a hacerlas distintas a de cómo se hacían en mi anterior puesto; me refiero a distinto de cómo, en general, todo mi sector tiende a hacer las cosas. Me di cuenta de que, por desgracia, en muchas ocasiones el marketing pasan por encima del propio paciente.

No nos engañemos, entiendo que, se trata de un negocio, sí, pero el paciente debe ser la prioridad y el centro del propio negocio; no la vía, sino el objetivo.

Con ese afán de hacer las cosas mejor, por y para el paciente, contacté con Josep y con Nuria de Backstage BCN (igua la que con otros centros colaboradores). El objetivo es ofrecer a los pacientes, después de la cirugía, los tratamientos más adecuados. Por todo ello, ha sido necesario reunirnos con los profesionales de Backstage BCN para engranar la colaboración y concretar cómo debemos funcionar, como equipo.

Evidentemente somos empresas diferentes pero para el paciente debemos ser un único equipo, debe existir una estrecha colaboración, debe primar la comunicación bidireccional; el proceso es único, son diferentes partes de un todo y, al final, el objetivo es claro, optimizar los resultados pensando por y para el beneficio del paciente.

 

BASES DE UN BUEN RESULTADO TRAS UNA CIRUGÍA ESTÉTICA

Otra de las cuestiones relevantes que me planteé: los cirujanos solemos preguntar a los pacientes qué quieren, qué esperan... pero, ¿y los pacientes? Ellos nunca saben qué es lo que nosotros, como cirujanos, queremos conseguir, cómo y por qué lo hacemos. Creo que tan importante es que un cirujano sepa lo que su paciente desea como que un paciente sepa lo que un cirujano, a su vez, quiere obtener; paciente y cirujano, cirujano y paciente.

Lo tengo muy claro y se digo a mis pacientes cuando realizo cualquier cirugía  estética (aumento, reducción o elevación de mama, rinoplástia, blefaroplástia, etc …). Lo que quiero conseguir es un resultado que podamos definir por tres características fundamentales:

  • Naturalidad. Para mi es importante que, el resultado de una cirugía, no llame la atención por el hecho de que se note que “es operado”. El buen resultado de un procedimiento de cirugía estética es aquel que destaca sin dejar de ser natural, aquel que, cuanto menos, hace dudar… El resultado que se ve claramente operado, no es, a mi modo de ver, deseable.

  • Armonía. Cada elemento es parte de un todo y si no hay armonía, tras una cirugía estética, esa discordancia hace más evidente el paso por el quirófano. Por ejemplo, que desentone una nariz por pequeñez en una cara, o un pecho demasiado grande para la estructura anatómica de la paciente …

  • Vida. Este es un concepto que a las pacientes les extraña mucho. Debemos entender que las personas a medida que envejecemos vamos cambiando, por lo tanto, es importante que el paciente entienda que los resultados de una cirugía estética  no son estáticos. Debe haber una cierta adaptación o envejecimiento de las partes operadas, evidentemente de forma controlada, a fin de mantener la naturalidad y armonía con el paso de los años y con el resto del cuerpo.

Evidentemente, pueden haber pacientes que te digan que quieren que se les note la cirugía estética que se han realizado, Hay que matizar ese “que se me note” pero, si lo que el paciente busca es un resultado grotesco, estático, exagerado, desproporcionado...quizás no sea su cirujano.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS TRATAMIENTOS POST-QUIRÚRGICOS TRAS UNA CIRUGÍA ESTÉTICA

Dicho esto, lo siguiente es trasladar al paciente la conveniencia de los tratamientos post-quirúrgicos o post-operatorios tras una cirugía estética, teniendo en cuenta que no todos los pacientes, por su propia logística y problemas de planificación de tiempo, van a poder someterse a ellos de la misma forma.

Los tratamientos post-operatorios son altamente recomendables, tras la cirugía estética, porque aceleran el proceso post-operatorio, consiguiendo acortar los tiempos y que, entre otras cosas, el paciente se incorpore a su rutina diaria de forma más ágil y rápida. Damos seguridad al paciente, ese proceso de recuperación está siendo controlado y todos esos elementos que pudieran interferir en su posterior evolución los vamos a minimizar y controlar.

Yo diría, a día de hoy, que dentro de nuestro campo, no hay ninguna cirugía que no sea tributaria de un tratamiento postoperatorio porque:

¿Hay un cuadro Inflamatorio? Sí

Por lo tanto, será positivo por cuanto ayudará a minimizarlo y acortar su evolución, haciéndola más fácil, llevadera y cómoda para el paciente.

Siempre pienso es que el resultado final (cuando al cabo del año damos de alta al paciente) es la suma de tres elementos:

  • El paciente. El paciente va influir en el resultado final porque cada uno tiene sus particularidades, sus tejidos, cómo se comporta, su capacidad de cicatrización, etc.

  • El contexto quirúrgico. Nos referimos a la planificación, la técnica, el manejo de los tejidos, al propio acto quirúrgico y todo lo relacionado con éste.

  • Cómo se realiza el post-operatorio. El buen cumplimiento del post-operatorio, que las personas que actúan en ese post-operatorio sepan lo que hacen, etc...

La suma de esos tres elementos acaba conformando el mejor resultado.

LAS CIRUGÍAS ESTÉTICAS

Si repasamos de forma rápida todas las cirugías estéticas que tenemos nos encontramos con:

  • Cirugía estética mamaria. Dentro de la cirugía mamaria tenemos tres procedimientos:

       - Cirugía estética de aumento de mama   
  •    - Cirugía estética de reducción de mama 
  •    - Cirugía estética de elevación de mama o pexia de mama)
  • Cirugía estética corporal que incluye las liposucciones y todo el abanico de dermolipectomías (abdómenes, piernas, brazos….). Allí donde sobre piel, podemos actuar.

  • Cirugía estética facial: blefaroplastias, rinoplastias, liftings etc...

Todas estas cirugías estéticas son tributarias de tratamiento post-operatorio porque, como decíamos, hay un cuadro inflamatorio y, en definitiva, el objetivo del tratamiento post-quirúrgico es ayudar a controlarlo.

CIRUGÍA ESTÉTICA DE AUMENTO DE MAMA

La cirugía estética de aumento de mama, como recordaremos, puede llevarse a término por vía axilar, areolar o por el surco mamario.

La vía axilar está indicada cuando la mama es perfecta, cuando no se necesita hacerle nada, sólo precisamos dar volumen. En estos casos vamos colocar implantes lisos detrás del músculo. Es una cirugía algo más dolorosa y limitante; no es excesivo pero sí algo más que las vías alternativas.

Por contra, cuando la mama tiene algún condicionante que implica que hay que controlar algo; ya sea una mama tuberosa, cuando la mama está algo caída o cuando, por ejemplo, existe algún nódulo que hay que quitar .... es cuando optamos por la vía areolar. Actualmente estoy poniendo, en un 60%, implantes lisos; sólo utilizo prótesis microtexturizadas cuando el implante y la glándula van a tener contacto en algún momento (plano dual). Normalmente es una cirugía algo menos dolorosa, no tan limitante y algo menos inflamatoria. Las diferencias con respecto a la vía axilar no son exageradas pero la recuperación es algo más ágil.

Personalmente no acostumbro a utilizar la vía submamaria. Básicamente por dos motivos: primero porque no nos permite realizar un plano retromuscular completo, cosa que sí podemos hacer por la vía areolar; segundo porque la cicatriz es potencialmente visible en nuestro entorno, tenemos muchos días de playa en los que las pacientes están tumbadas al sol (cuando la mujer se estira, la mama se desplaza hacia arriba exponiendo la cicatriz). Eso no quiere decir que, si la paciente lo desea y asume las “limitaciones”, podemos acceder también por vía submamaria. En estos casos utilizamos implantes microtexturizados (la prótesis contactará con la mama dado que será un plano dual) y la recuperación es pareja a la vía areolar.

MASTOPEXIAS

En la elevación de la mama deberemos plantear si se incluyen implantes o no. Actualmente, en mi casuística, el 90% son de las cirugías estéticas de elevación de mama son con implantes, porque, en primer lugar, más del 85% de las pacientes te lo piden. En el resto, en igualdad de condiciones, soy más pro-implante que sin implante por una cuestión de estabilidad. Es evidente que, si la paciente pide, además de la elevación mamaria, un incremento del volumen, la utilización del implante será necesaria. Pero la utilización de implantes no se vincula exclusivamente al incremento de volumen, también si se desea conservar el volumen, incluso si se desea reducirlo un poco, la utilización de implantes tiene sentido porque buscamos estabilizar el resultado, modularlo, controlar el deterioro futuro.

El implante es un elemento menos condicionado al envejecimiento, sólo envejecerá la mama, es decir, la dejamos envejecer pero de una forma controlada al tener un elemento (el implante) estático que no envejecerá y que representa entre un 40-60% de la mama. El resultado postquirúrgico es más estable.

El plano de colocación del implante suele ser retromuscular puro. No utilizo planos duales salvo en algún caso excepcional. El postoperatorio es muy parecido a aquellos casos de implantes de colocados en plano retromuscular.

CIRUGÍA ESTÉTICA DE REDUCCIÓN DE MAMA

La cirugía estética de reducción de mama y la pexia van de la mano. Es muy difícil que una mama grande no esté mínimamente caída. En esos casos, además de reducir la mama, tendremos que subir el pecho y, por lo tanto, tendrá asociada una pexia o cirugía estética de elevación de mama.

En estos casos sí que suele haber más paridad en el uso de los implantes; la proporción se sitúa entre un 60% con implante y un 40% sin prótesis. En el caso de las pexias suelo ser más insistente, recomendando a la paciente la colocación de implantes, pero en las reducciones de mama, entiendo que la paciente tiene una voluntad de reducir por lo que cuesta mucho más entender el porqué de la colocación de un implante; más en los casos de las pacientes con edades superiores a los 60 años en los que, por descontado, el objetivo es reducir el peso de ese pecho. En pacientes más jóvenes, apelando al mismo sentido de estabilización del resultado a largo plazo, el uso de implantes es altamente recomendable.

 

En cuanto a las características post-operatorias, al igual que la pexia, cuando la colocación del implante es retromuscular, puede ser algo más limitante, doloroso; si el implante es subglandular el componente inflamatorio es mucho más limitado y la recuperación es muchísimo más rápida. En el caso que no se coloque implante, puede haber algo más de inflamación en el polo inferior y pequeños morados pero al final son fenómenos cuya recuperación es, por norma general, más rápida.

Todo por y para vosotr@s.

Si necesitas más información ponte en contacto conmigo, estáre encantado de aclararte cualquier duda.

Aquí os dejo el video para que viváis en directo la primera parte de la masterclass en Backstage BCN.

 

">

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: