Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Los masajes como tratamiento post-operatorio tras una operación de aumento de pecho (12/16)

el-postoperatorio-de-un-aumento-de-pecho.jpg

La siguiente pregunta planteada por Sherezadeh hace referencia a la conveniencia de hacer masajes tras la cirugía de aumento mamario y, en tal caso, de qué tipo.


El post-operatorio de un aumento de pecho

Cambiamos de escenario en esta cuestión al entrar en el plano de los tratamientos post-operatorios, ¿cómo manejar la mama tras una cirugía de aumento de pecho?

Éste es un tema que ha hecho y sigue haciendo correr ríos de tinta. Lo primero que tenemos que tener claro, recuperando temas que ya hemos comentado con anterioridad, es que durante el post-operatorio es muy interesante realizar maniobras que tengan por objeto el reducir o minimizar la sensación de alarma que el cuerpo de la paciente tendrá tras la cirugía de aumento de pecho que le hemos realizado. Básicamente debemos conseguir desinflamar esa mama lo más rápidamente posible; la intención es que el cuerpo recupere, a la mayor brevedad posible, la percepción de normalidad y, con ello, no sólo recuperaremos a la paciente, también reduciremos la tendencia del organismo a defenderse menos de la cirugía de aumento de pecho, concretamente del implante. Ello entronca con el tema del encapsulamiento al que ya hemos hecho mención en cuestiones anteriores.

¿Son indicados los masajes tras una operación de aumento de pecho?

No todos los cirujanos lo recomiendan, no todos lo hacen de forma sistemática y hay quien lo recomienda o no en función de cada paciente, su evolución, el tipo de implante o las características de la cirugía practicada; en definitiva, es un tema discutido.

aumento de pecho |drenaje linfaticoPersonalmente, soy partidario de realizar algún tipo de tratamiento durante el post-operatorio de una operación de aumento de pecho. Ya sea masaje linfático aislado o complementando con algún componente adicional como podría ser INDIBA o ultrasonidos, entre otros. No obstante, no soy partidario de sistematizar el tratamiento, cada paciente es un mundo y cada post-operatorio tiene sus particularidades; recomiendo un seguimiento muy próximo durante las primeras etapas y una adaptación de las recomendaciones en función de la evolución de cada caso.

Nuestra protagonista del foro nos habla de otros tratamientos como los de movilización, “estrujamiento”… pero hablamos de una terminología que se va un poco del concepto que nosotros entendemos como masaje. Tenemos que diferenciar entre el masaje de drenaje y la movilización del implante; el primero busca drenar el liquido inflamatorio post-quirúrgico; el segundo pretende conferir al implante cierta holgura y libertad de movimiento (no indicado, por tanto, en todos los tipos de implantes).

La idea que debemos tener clara es que el masaje busca eliminar, con la mayor premura posible, el proceso inflamatorio que se produce tras una cirugía de aumento de pecho. Para eso, al final, lo que vamos a hacer es un drenaje linfático; en esencia, localizamos el foco de inflamación, lo manipulamos para eliminar, lo más rápido posible, ese componente inflamatorio para que, de ese modo, el cuerpo normalice su estado.

 ¿Qué tipo de implantes deben movilizarse?

Vinculándolo con lo comentado anteriormente, daremos una pincelada al concepto de movilización de implantes.

Como decíamos, el objetivo de estas maniobras es dar cierto espacio al implante y conferirle de esta forma cierta holgura de movimiento. ¿Movilizar implantes? ¿no movilizar implantes?; básicamente... depende.

aumento de pecho, despues masajeEfectivamente los implantes texturizados no se deberían movilizar, por una cuestión sencilla: un implante texturizado tiene una superficie relativamente agresiva, si nos dedicamos a movilizar la prótesis en las primeras fases del postoperatorio provocaremos una abrasión indirecta. La movilización rascará y traumatizará los tejidos por lo que, evidentemente, generará una irritación que, como ya hemos comentado anteriormente, incrementa el riesgo de encapsulamiento. Los implantes lisos no provocarán ese efecto abrasivo por lo que se pueden movilizar sin miedo a esa respuesta irritativa. Ni que decir tiene que, con los implantes anatómicos, la movilización no tiene sentido alguno; no nos interesa que ganen holgura para minimizar la rotación de los mismos.

En definitiva, la tendencia es no movilizar los implantes rugosos/texturizados (los anatómicos son texturizados), pudiéndose movilizar los lisos con mucha más tranquilidad ya que no generarán ningún tipo de agresión.

Nosotros, como bien sabéis, utilizamos implantes micro-texturizados, es decir, tienen una texturización mucho más suave que, estrictamente hablando, no generan esa agresión por lo cual tampoco habría ningún problema en una movilización precoz específica.

No obstante, más que movilizar el implante o no movilizarlo, lo que me preocupa es drenar el líquido. Con el drenaje linfático no tenemos porqué manipular el implante de forma expresa. Lo que vamos a manipular es la mama y el tejido graso que es el que acumula mayoritariamente el líquido inflamatorio.

Como os digo, debemos entender que no es una cuestión sistematizada; cada cirujano tiene sus criterios y va muy vinculado al procedimiento utilizado. Cuanto más agresivo sea el procedimiento, más apoyo precisará ese tejido mamario. No hay cirugías, no hay implantes...hay pacientes; cada uno tiene sus particularidades, antes y después de la cirugía, por lo que cada uno precisará unas recomendaciones y cuidados específicos.

 

Si necesitas cualquier aclaración o consulta añadida no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: