Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

MIS INICIOS - DRA DÈLIA VILÀ

doctora-delia-vila.png

He querido ser médico desde que tengo recuerdos. Para mi ayudar  a la gente ha sido siempre muy importante. Cuando era muy pequeña ya me entretenía diseccionando trozos pequeños de pollo cuando mi madre cocinaba y así me tenía entretenida y yo alimentaba mi curiosidad.

A medida que fuí creciendo tenía claro que esta profesión era la única que encajaba conmigo. Seguramente era vocación ya que en mi familia no había nadie que fuera médico.

Estudié en la Universidad de Barcelona y antes de acabar la carrera ya trabajaba con un cirujano plástico que me guiaba en los inicios de mi práctica médica.

Viajé a Estocolmo y a Holando donde pude adquirir una visión diferente de la medicina. Conocer otro país y otros sistemas sanitarios ayuda a completar la formación médica convencional.

Desde que comencé a estudiar medicina, tenía muy claro que quería dedicarme a la parte más artística de la medicina, la estética. Para mi era muy importante hacerlo bien, conocer bien todas las facetas del envejecimiento. Quería aprender todo lo relacionado con el mantenimiento de la juventud, por lo tanto, quise estudiar medicina estética y antienvejecimiento. También era necesario saber un poco de nutrición, alivio del estrés, medicina deportiva y medicina natural para poder ofrecer a mis pacientes un plan de tratamiento personalizado que ayudara a mantener un aspecto joven y saludable.

La mejor manera de ayudar a los demás es predicar con el ejemplo, por eso, desde muy joven, practico un estilo de vida saludable con la práctica de deporte, dieta sana y cuidado de la piel.

Es con la medicina regenerativa con lo que he encontrado mi pasión. La utilización de tejidos propios del organismo para rejuvenecerlos es el tratamiento más natural para conseguir revertir el proceso de envejecimiento. Tanto los factores de crecimiento como la grasa propia son los recursos que me gusta utilizar para mejorar el aspecto. Conseguir una mejor versión de mis pacientes, sin cambiarlos, es mi objetivo.

 

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: