Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Aumento de pecho, toda información que puedes necesitar, a partir de mi experiencia

experiencia-aumento-de-pecho-min.jpg

Casi 10 años de experiencia en aumento de pecho

De los más de nueve años de experiencia propia en cirugía estética, aproximadamente el 65% de las intervenciones que he realizado han sido cirugías mamarias, de ellas, la cirugía de aumento representan una importante proporción. En esos años he realizado unas 2900-3400 cirugías mamarias, mamoplastia de aumento, mastopexia (elevación), mamoplastia de reducción, reconstrucción…  

Evolución de la técnica quirúrgica de aumento de pecho.

En los últimos años la cirugía mamaria ha evolucionado de procedimientos más conservadores a cirugías con resultados más estables  y naturales a largo plazo. Lo que buscamos son pacientes satisfechas, no sólo en los primeros años tras la cirugía, sino el resto de su vida; queremos que, independientemente del envejecimiento y los cambios naturales, la paciente pueda lucir un pecho bonito. 

La tendencia natural de la estructura de la mama

Es indudable que la mama es una estructura que también envejece, la tendencia natural de la mama, al envejecer, es caer y vaciarse. A pesar de estar operada, la mama sigue y debe seguir esa tendencia natural; la moderna cirugía mamaria busca proteger a la mama sin olvidar que los cambios tienen que estar presentes; porque no es lo mismo una mama de 20 años que una mama 50. Porque la naturalidad lleva implícita esos cambios; el pecho bonito lo es a los 20, a los 30 y a los 60, lo artificial es inestético y un pecho de 20 años en una mujer de 50 es artificial, y eso no es bonito. Se trata de buscar el equilibrio, consiguiendo que la mama sea más estable pero, a la vez, mantenga una sutil progresión. Buscamos la naturalidad, que a los 50 años las mamas puedan tener aspecto de una mujer de 30 y muchos o 40, que sigan siendo bonitas y la mujer las puedo seguir luciendo. 

¿Qué busca hoy la cirugía moderna de aumento de pecho?

Defino personalmente la cirugía mamaria de hoy como una cirugía que busca que el pecho sea natural y bonito a los 20, 30, 40, 50 y, por qué no a los 60 años, pero que sea acorde con la edad que la paciente luce.

¿Qué técnicas o particularidades contribuyen a conseguir excelentes resultados?

La cirugía de aumento de pecho no deja de ser una cirugía en la que colocamos un implante y, por tanto, provocamos poca modificación de la estructura  mamaria.

Para conseguir el resultado que buscamos podemos jugar: 

  1. con el tipo de implante que se coloca
  2. con el plano en el que colocamos el implante
  3. con el mimo con el que tratamos a la estructura mamaria

La mama tiene la tendencia a envejecer, la mama tiene una forma de envejecer y lo que  buscamos con la cirugía es proteger a la mama de esos cambios; lo hacemos ayudándonos del implante, ayudándonos del músculo pectoral y ayudándonos también de la propia glándula mamaria y su interacción con las otras dos estructuras para prevenir el deterioro derivado del paso del tiempo. 

Uno de los elementos que, en primer lugar, debemos tener en cuenta es que vamos a colocar unos implantes y estos, por descontado, tienen un peso y éste va a influir sobre la mama y los tejidos. Una prótesis puede pesar 200, 300, 400 grs. o más;  parte de mi trabajo es intentar minimizar el efecto del peso sobre la mama.

Por eso, entre otros motivos, soy un gran defensor del plano de colocación retromuscular puro en cirugías de aumento mamario cundo la mama no tiene otro condicionante que pudiera justificar otro plano. 

Aumento de pecho puro

El pecho anatómicamente perfecto, aquel que, podemos decir que sólo “peca” de falta de volumen, es el que considero tributario de un aumento de mamas puro. Debemos conseguir preservar el máximo protagonismo a la mama, minimizando la modificación de su estructura. En estos caso, evidentemente, el plano retro-muscular va a ser el que  mayores  ventajas me aporte, el pectoral nos va a aportar sujeción frene al peso del implante y va a separa el implante de la glándula permitiendo que ésta se comporte con mayor libertad y, por ende, naturalidad. 

Cuando hablamos de pexias de pecho(caídas) y reducciones de pecho

Pexias y reducciones tienen un factor común, más allá del volumen de la mama del que partamos, éstas están caídas;  son mamas que, lógicamente, tenemos que levantar con la cirugía.

Hay que tener en cuenta lo siguiente: para levantar esa glándula (tejido mamario) hay que generar inevitablemente una agresión sobres la propia estructura mamaria, es decir tengo que tocar la glándula, una glándula que está desplazada de  su posición natural.

Para ello tengo 2 opciones: 

  1. Preservar más glándula y, utilizo los tejidos externos, la piel básicamente, contener esa glándula y la levantarla
  2. Eliminar parte de esa glándula, la que está “fuera de su lugar”, utilizar el implante, debajo del músculo, para sustituir el volumen perdido y readaptar toda la glándula mamaria a ese nuevo estado. 

Hay que decir que el tejido mamario es una estructura viva, por lo tanto, la mama volverá a caer, a largo plazo, con los años porque es una estructura natural con muy poco soporte. Esto es inevitablemente siempre así. 

Eliminando cierta cantidad de glándula (me refiero a parte del tejido mamario que está por debajo de la posición que debería tener en términos más estéticos) conseguimos un posicionamiento más estable y más natural del pecho; estamos eliminado parte de ese tejido sujeto a envejecimiento y susceptible de caer. Es una opción algo más agresiva respecto a lo que veníamos haciendo en los últimos años pero conseguimos mejores resultados con las mismas cicatrices. 

Cómo es la primera visita para una paciente interesada en un aumento de pecho.  Mi proceso en 5 pasos 

  1. Contexto global

Lo primero es conocer el contexto global de la paciente. No voy a  operar un pecho, voy a operar a una paciente y por tanto inicialmente necesito valorar el contexto global de la paciente por encima de todo. 

  1. Condiciones generales de salud

Lo siguiente es valorar las condiciones generales de salud de la paciente. 

  1. ¿Qué buscas con el aumento de pecho? ¿cómo te ves y qué quieres conseguir?

Después necesito saber qué es lo que la paciente busca. No antepongo nunca lo que yo creo que la paciente necesita, primero quiero saber qué es lo que la paciente quiere conseguir; “dime cómo te ves tú y qué opinión tienes de tu pecho…….me gusta, no me gusta, está caído, es pequeño, etc… necesito comprender que percepción tiene la paciente de su pecho.

Hablamos de tallas. Si por ejemplo la paciente me habla de una 95 está claro que está buscando un pecho grande y con volumen, la paciente que me pide una 90 está buscando algo discreto, etc… 

  1. Valoración de la mama, tras evaluar toda la estructura corporal de la paciente.

Antes de centrarme en la mama valoro globalmente el cuerpo: si hay, por ejemplo, escoliosis, si la paciente es deportista, si no lo es...cómo influyen el tórax  y la espalda sobre el pecho que la paciente muestra.

A partir de aquí valoro directamente el pecho: si es un pecho bonito o no, si sólo necesita volumen o tiene alguna particularidad añadida que merece ser modificada, aunque sea levemente, como un pecho tuberoso, una asimetría, etc… 

¿Podemos corregir una asimetría con un aumento de pecho?

Me gusta hablar de que la asimetría se va a maquillar, no de que la vamos a corregir. Una asimetría de volumen se puede corregir con implantes distintos, una asimetría torácica, por ejemplo, jugando con las proyecciones… Todo dependerá de qué es lo que esté condicionando la asimetría.

Siempre se puede disimular la asimetría,  pero me gusta explicar que no hay ninguna paciente del mundo que tengas dos mamas exactamente iguales. La imagen especular no existe en la naturaleza, vamos a mejorar esa asimetría hasta el punto en que ésta no sea perceptible, sea “natural”. 

Asimetría, naturalidad y  belleza

A menudo son esas leves asimetrías las responsables de una belleza muy particular y natural ; pero, claro está, la paciente debe sentirse cómoda con esa condición, por leve que sea.

Resumiendo sobre el tema de las asimetrías; éstas son corregibles en la gran mayoría de las pacientes, cuando, por supuesto, consensuemos esa necesidad entre paciente y cirujano. 

  1. Finalmente busco consensuar expectativas, para un aumento de pecho perfecto.

Una vez sé lo que busca la paciente, le explico qué podemos conseguir y valoramos qué “peajes” debemos pagar, entramos en la fase de exponer los pros y los contras. Por ejemplo, existen pacientes con pechos caiditos que no quieren cicatrices… yo siempre busco el 10 en el resultado, pero la paciente puede querer conformarse con un pecho “algo menos perfecto bajo mi prisma” para evitar determinadas secuelas como pudieran ser unas cicatrices; dicho de otra forma, el 10 de la paciente no tiene porque ser equivalente al mío, esas cicatrices pueden marcar la diferencia.

También he de decir que la gran mayoría de las pacientes se dejan aconsejar y buscan el mejor resultado, por supuesto.

Hay pacientes con fobias o miedos que se conforman con resultados menores mientras puedan evitar algunas circunstancias que no aceptan. 

Antes de someterse a un aumento de pecho, recomiendo consultar a  varios cirujanos

Yo siempre recomiendo a todas las pacientes que valoren a diferentes cirujanos. A veces existe cierta disparidad de criterios y tenemos, cada uno, nuestros porqués. Siempre y cuando un cirujano exponga los porqués de lo que propone, resultará interesante para la paciente valorar 2 o 3 opiniones, así podrá  decidir barajando más cantidad de información. 

Todo debe estar sustentado por un porqué

Lo que no está bien es que un cirujano te exponga lo que querría hacer en tu caso sin comentarte los porqués.  A mí siempre me gusta exponer las razones por las cuales prefiero una opción u otra y creo, además, que es lo más lógico y coherente. 

Todo tiene que estar sustentado por un porqué, por eso yo recomiendo a mis pacientes que hagan alguna visita más con otros cirujanos. A veces esos porqués encajan más con una paciente y ello la ayuda a decidirse.

Todo ello debe contribuir a que tome la mejor decisión, a elegir el cirujano que realizará su aumento de pecho, bajo el convencimiento de que entiende perfectamente que le van a hacer, porque y sobretodo que esos porqués estén alineados con el resultado final que la paciente quiere conseguir. 

Por otro lado no recomiendo que se vean más de 2-3 cirujanos. Llega un momento que, con tanta información, la paciente empieza a mezclar ideas y conceptos; se puede perder entre los conceptos que deben permitirle elegir al cirujano. 

El preoperatorio de una cirugía de aumento de pecho

Partimos de la base que la gran mayoría son pacientes sanas, sin patologías relevantes. No obstante, es fundamental hacer las pruebas atendiendo a los protocolos del colegio de anestesistas que básicamente son; una analítica completa para pacientes menores de 50 años, a la que añadiremos un electrocardiograma en mayores de 50 y una radiografía de tórax si tiene más de 60. Evidentemente, en los raros casos en que la paciente tuviera alguna patología destacable, se solicitará un informe al médico que lo trate de su dolencia. 

La visita con el anestesista

Procedemos posteriormente a una visita pre-anestésica; se valorarán los resultados de las pruebas conjuntamente con el historial de la paciente que habremos recogido en la visita previa. 

Visita telemática o presencial

Hoy en día resulta difícil encontrar un hueco en nuestras jornadas para desplazarnos a una consulta, por eso, a fin de facilitar las cosas a nuestros pacientes, procedemos muy a menudo a realizar esta visita telemáticamente, por skype o por tlf.

Si el anestesista considera que todo es normal, simplemente se realiza una llamada para contrastar la información básica y, con esto, el pre-operatorio se completaría.

En casos excepcionales en los cuales pudieran existir, por ejemplo, problemas cardíacos, se pedirían los informes correspondientes para completar el pre-operatorio y decidir si esta paciente es candidata o no a la intervención de aumento de pecho.

En la gran mayoría de los casos todo suele estar ok para proceder a la intervención, pero, insisto, para mi es fundamental que el anestesista vea a mis pacientes, sea telemáticamente o en persona. 

Vías de abordaje para un aumento de pecho

Cuando planteamos un aumento mamario, podemos hablar de 3 vías de abordaje fundamentales:

  • axiliar,
  • areolar
  • y por el surco submamario. 

La vía submamaria.

Personalmente no soy partidario del abordaje por el surco submamario , considero que no aporta ninguna ventaja a las pacientes. Vivimos en un mundo en el que, por ejemplo, se hace mucho top-less y una mujer estirada, tomando el sol, deja totalmente al descubierto esa cicatriz. Soy mucho más partidario de la vía peri-areolar y la axilar. 

La vía axilar

En los casos en que tenemos una mama prácticamente perfecta, que no tiene una connotación especial y simplemente requiere un aumento de volumen, sin prácticamente tocar esa glándula mamaria, la vía más adecuada es la axilar.

En estos casos, utilizo concretamente prótesis redondas y de perfil moderado. Dada mi experiencia de más de 9  años en una clínica que tiene como bandera a la vida axilar, puedo decir tranquilamente que tengo muy por la mano la implantación de prótesis mamarias a través de esta vía.

Mi objetivo en un aumento de pecho con unas mamas “de 10” es que la prótesis tan sólo aporte volumen, que todo el protagonismo lo tengan las mamas, debemos colocar ese implante distorsionando lo menos posible la naturaleza de esa glándula mamaria, el movimiento, la forma, el comportamiento de esa mama debe ser determinado por el movimiento, forma y comportamiento de la glándula, la prótesis se debe limitar a aportar el volumen que falta. 

La vía areolar

Utilizo esta vía cuando, por la morfología del pecho de la paciente, resulta indicado realizar alguna acción sobre la glándula, modelarla, modificarla en algún aspecto…, colocar la prótesis en un plano distinto al retromuscular puro o utilizar implantes anatómicos o en forma de gota.

Son casos en los que necesito modificar la forma de la glándula o jugar con la interacción entre la prótesis y la mama. 

Tipos de prótesis para realizar un aumento de pecho

Si hablamos de tipos de prótesis podemos  hablar de formas, anatómicas o redondas, proyecciones, tipos de rugosidad, etc… el abanico es enorme. 

Básicamente podemos dividir las prótesis en base a 3 criterios:

  • Su forma
  • Su superficie
  • Su proyección 

Tipos de prótesis mamarias , por forma: redondas o anatómicas.

Las prótesis redondas son unas prótesis que tienen una base totalmente redonda y su morfología en superficie es como una semi-esfera.

Las prótesis atómicas son un tipo de prótesis que, de alguna manera, buscan recrear la forma natural de un pecho, tienen un poquito más de volumen en la parte baja de la mama y algo menos de volumen en la parte superior; buscan afinar un poquito su forma.  Se conocen como prótesis con forma de gota o anatómicas. En cuanto a su variedad, dentro de esta morfología tenemos una gran gama debido a los diferentes anchos, altos , la proyección y los volúmenes que existen. 

Tipos de prótesis mamarias por superficie:

Tenemos prótesis de mama con tres tipos de superficie, 

  • las rugosas,
  • las micro-texturadas
  • las lisas. 

El concepto de encapsulamiento en la cirugía de aumento de pecho

En toda cirugía de aumento de pecho se produce un encapsulamiento a posteriori de la intervención. Las prótesis son biotoleradas pero el cuerpo las trata como un cuerpo extraño  y por ello genera una cápsula alrededor de éstas. Esto siempre se produce, es fisiológico.

Dependiendo de varios factores (textura del implante, plano de colocación, actitud defensiva del cuerpo, agresión, incidencias perioperatorias…) puede producirse una mayor rigidez de esta cápsula con la consecuente aumento de presión sobre la prótesis. Esta circunstancia  determinará lo que las pacientes conocen popularmente como encapsulamiento, puede darse en varios grados y, como digo, por múltiples factores.

El tipo de superficie de las prótesis mamarias  implantadas contribuye, teóricamente, a favorecer o minimizar el riesgo de encapsulamiento. 

Que son los  fibroblastos y cómo trabajan en la formación de la cápsula

Los fibroblastos son las células que generan las cicatrices. Las prótesis rugosas tiene una superficie granulada y su objetivo es conseguir que los fibroblastos, a la hora de formar una cápsula que envolverá la prótesis, no puedan mantener una disposición regular y ordenada, por lo que la cápsula debería tener menor tendencia a contraerse alrededor del implante. El resultado es en teoría una cápsula más blanda. 

Esta particularidad condiciona, supuestamente, un menor número de encapsulamientos post quirúrgicos en las prótesis rugosas frente a las lisas. Aunque la estadística nos indica que la diferencia a nivel de encapsulamientos, dependiendo del plano de colocación de la prótesis que se utilice, es prácticamente inapreciable.   

Tengo que decir que, en el caso de la vía axilar, utilizo el plano retromuscular y tengo preferencia por las prótesis lisas que minimizan el traumatismo sobre el pectoral y, con ello, la actitud defensiva postoperatoria del cuerpo reduciendo, por tanto, el riesgo de encapsulamiento. La incidencia es prácticamente nula. 

Las prótesis micro-texturadas para la cirugía de aumento de pecho.

Se trata de una generación de prótesis relativamente reciente.

El concepto es muy sencillo: la prótesis rugosa tiene sus ventajas  y sus inconvenientes, la prótesis lisa tiene sus ventajas e inconvenientes ………..  ¿por qué no buscamos algo que esté en medio, conservando los beneficios de las rugosas y las lisas y minimizando los contras de ambas?

Al tacto es una prótesis prácticamente lisa,  con un  muy sutil granulado, que sigue favoreciendo que los fibroblastos no se adhieran de forma organizada, este fino granualdo favorece que la propia rugosidad no permita a la prótesis adherirse a los tejidos con el conocido “efecto velcro”.  Es el implante o prótesis que utilizo para la mayoría de los aumentos de pecho por vía areolar, pexias y reducciones, salvo en los casos de necesitar utilizar prótesis anatómicas que siempre son rugosas para minimizar el riesgo de rotación. 

Tipo de prótesis por su proyección.

Por último debemos hablar de la proyección; colocada una prótesis con su base sobre una superficie plana, se define como proyección a la relación entre altura máxima que consigue sobre esa superficie y su anchura. Las prótesis de baja proyección son prácticamente planas; en el extremo opuesto encontramos las de proyección extra-alta, que son prácticamente esféricas. 

¿Cómo es el interior de una prótesis de aumento de pecho?

Actualmente en el mercado existen dos tipos de relleno de implante:

  • De suero salino
  • De gel cohesivo de silicona 

Implantes de suero salino

Los implantes de suero salino  no se utilizan prácticamente  en nuestro medio, salvo que lo pida de forma específica la paciente. Rellenas de suero salino, con el paso de los años van perdiendo volumen. Se dice que estas prótesis sudan,  el propio cuerpo reabsorbe el suero y, como resultado, estas prótesis se van vaciando. Además tiene un tacto un poquito más artificial. 

Prótesis de gel cohesivo

Por otro lado tenemos las prótesis que todo el mundo conoce, las de gel cohesivo de silicona.  Se trata de un bloque homogéneo de silicona. Su textura es blanda y me gusta decir que visualmente es parecida a la de las gominolas. 

Imaginemos que cortamos solamente una gominola y vemos cómo queda su interior ……  éste no se derrama porque es cohesivo, el contenido es todo un bloque.

Esa integridad del bloque es su gran particularidad.

Si la estructura exterior del implante, o concha, se rompe, como la estructura interior es un bloque, ésta no se derramará  porque no tiene capacidad de fluir. 

¿Qué ocurre en caso de rotura del implante de gel cohesivo de silicona?

Las siliconas que forman el bloque interior de las prótesis de gel cohesivo no son las mismas que hace 10 años y, muy probablemente, tampoco serán las mismas de aquí a 10 años porque van evolucionando.

La cohesividad del implante asegura que, en caso de rotura, no existe una capacidad real de fluir, por lo que se asegura la mayor “integridad”; por otro lado, la cohesividad permite también agilizar mucho, en estos casos, el recambio del implante, reduciendo el tiempo quirúrgico y la agresión en caso de sustitución. 

Los planos de ubicación para las prótesis en un aumento de pecho. 

A groso modo, existen tres grandes planos ubicación, 

  • el plano
  • el plano retromuscular puro.
  • y el plano intermedio o dual que es el que probablemente utilizan muchos cirujanos cuando hablan de plano retromuscular. 

Cada plano tiene su porqué, veámoslos: 

El plano subglandular

Lo utilizo poco, por lo general, no me gusta. La utilización del plano subglandular puede condicionar la visualización del implante por falta de cobertura; con la edad se va perdiendo tejido mamario en la parte alta del pecho por lo que el implante puede acabar quedando en un plano muy subcutáneo, siendo visible a largo plazo.

En algunos casos, con volúmenes de implantes comedidos, puede estar indicado el plano subglandular, pero son casos bastante excepcionales, muy concretos y, casi siempre, utilizando implantes anatómicos. 

El plano  retromuscular

Yo particularmente utilizo mucho el plano retromuscular, lo hago básicamente en dos situaciones:

  1. cuando una mama está perfecta y lo que busco es, sencillamente, volumen; quiero proteger los efectos, a largo plazo derivados del peso extra que supone el implante (el músculo nos va a permitir protección adicional) y ceder el protagonismo a la mama. El plano retromuscular me aporta más naturalidad.
    1. en las pexias (elevaciones de mamas) o en las reducciones de mamas. Lo que busco es readaptar toda la mama, eliminando todos aquellos elementos que puedan contribuir a que reaparezca el problema de ptosis o caída a largo plazo; eliminando cierta cantidad de glándula para conseguir este fin y aportando un implante, que compense la perdida de volumen, en plano retromuscular para proteger su evolución, 

El plano dual o intermedio

Ahora bien nos podemos encontrar con casos concretos: mamas tuberosas,  que no se han podido abrir de forma total durante el desarrollo mamario porque las estructuras de soporte son demasiado rígidas o mamas que, sin estar del todo caídas, van un poco por en ese camino, lo que yo digo “están un poco tristonas” o  pacientes  que necesitan que el polo inferior de sus mamas se expanda un poquito más, ……………..en estos casos concretos utilizó el plano dual. 

El plano dual es aquél en que el implante queda cubierto en su mayoría (más de ¾ partes) por el músculo; la parte superior del implante está cubierta  por el músculo pectoral, pero la parte baja de la prótesis interactúa directamente con la glándula, cosa que provoco abriendo levemente el músculo pectoral en su parte baja.. Con esto conseguimos que la glándula se realce o bien la dilatación del polo inferior, para los casos anteriormente descritos. 

¿Cuánto dura una prótesis de aumento de pecho?

¿Me la tendré que cambiar con los años? 

Esta es una de las grandes preguntas, para mi importantes, y precisamente son las cosas que las pacientes tienden a preguntar menos.

Es un miedo que existe en casi todas las pacientes… y a menudo tengo la sensación de que ellas esperan que yo les expliqué que ocurre con esta problemática.

Se trata quizá más de una inquietud por la que da miedo preguntar, a nadie le hace gracia tener que volver a meterse en quirófano después de haberse operado de un  aumento de pecho, aunque sea al cabo de unos cuantos años de una primera intervención.

La realidad es que los implantes que utilizamos para los aumentos de pecho están garantizados, por las casas comerciales, de por vida frente a lo que llaman roturas espontáneas, esto es que el implante se rompa sin que nadie sepa porque se ha roto, sin que exista una causa externa que justifique la rotura.

Esto no quiere decir que no las haya;  efectivamente se producen algunas roturas espontáneas pero de forma muy muy muy esporádica. 

La gran mayoría de roturas a día de hoy se producen por causas externas: Traumatismos, accidentes o pruebas diagnósticas en las que las pacientes no advierten al técnico que llevan un implante. 

¿Se tienen que cambiar los implantes cada 10 años o no?

El consejo generalizado es “no hay que cambiar los implantes,  hay que controlarlos”. 

¿Porqué no voy a condenar a una paciente a que se cambie los implantes a los 10 años?

Para explicar el  porque no, lo más fácil es explicar el porque si, hace X años se hacía: La realidad es que las prótesis antiguas eran de silicona líquida, con lo cual, cuando se producía una rotura de implante, esta silicona fluía y condicionaba que el cirujano encontrara una cierta cantidad de líquido pegajoso dentro de la cápsula que rodeaba al implante. A la hora de reemplazar un implante la cirugía suponía un tiempo quirúrgico bastante extenso ya que además del implante se debía retirar cuidadosamente toda la silicona líquida derramada.  Eso suponía someter a las pacientes a cirugías muy largas para asegurar la completa limpieza del material. 

Por ello, se consensuó anticiparse a la hipotética rotura y recomendar el recambio de los implantes a todas las pacientes, cambiar un implante íntegro suponía una cirugía breve, sencilla y que no requería ingreso.El índice de roturas de implante era mayor hace unos años que ahora, con lo cual tenía cierta lógica el anticiparse a ese fenómeno.

Hoy en día con los nuevos implantes de gel cohesivo evitamos el problema del derramamiento y reducimos el tiempo quirúrgico de extracción a aproximadamente 15-20 min. en caso de rotura.

Por eso, la recomendación actual es hacer un control evolutivo del implante, yo recomiendo revisión de los implantes, por ecografía,  a partir de los ocho años de la cirugía y cada 2 años. Si el implante esta bien no tenemos porque hacer nada, pero si estuviera roto hay que recambiarlo.

Si vemos las estadísticas,  a partir de los 10 años hay un pequeño pico de aumento de roturas,  es por eso que yo recomiendo un control más específico a partir de los 8 años. 

El post operatorio del aumento de pecho

Pienso que el post operatorio debe ser lo menos traumático para la paciente, y entiendo, por menos traumático, el que no la saquemos de sus rutinas. 

Hay que entender que la cirugía de aumento de pecho, en tanto que mi plano de colocación preferido para los implantes es el retromuscular, es una cirugía que  duele; duele porque hay una cierta agresión al músculo pectoral. 

Pero no quiero asustar a nadie, tan sólo digo que puede ser más o menos dolorosa y que por ello recomiendo siempre una pauta de analgésicos y anti-inflamatorios  (ibuprofeno, paracetamol, nolotil), pauta sencilla que recomiendo seguir incluso si no se padece dolor.

Insisto en mantener la pauta a pesar de no tener dolor, primero, porque no tenemos porqué tener molestias y, segundo, porque, cuando se produce un dolor, nuestro cuerpo se protege, genera ciertas contracturas y posiciones antiálgicas que, lejos de mitigarlo, generan más dolor, entrando en un círculo vicioso que no ayuda a la paciente. Eso acaba condicionando la prolongación del proceso evolutivo y el retraso en la normalización de la vida de la paciente.

Si la paciente cumple con la pauta de medicación y minimiza la actividad corporal a la estrictamente necesaria (comer, vestirse, ducharse, ordenador, ver la TV, etc…) no tiene porque sentir dolor.

Pero es cierto también que a poco que la paciente pretenda hacer más de lo que quiere, el pectoral le va a dar un poco de molestia, tipo como unas agujetas. 

Las 3 etapas para el post-operatorio de aumento de pecho : 

  • la semana post-operatoria (5 a 7 días): analgesia pautada cada 8 horas. Las mujeres tienen una tendencia natural a aguantar mejor el dolor que los hombres y además “no me duele tanto”…y por tanto “no me tomo nada”. No hay porque aguantar ningún tipo de dolor, suelo ser muy insistente y les recomiendo que, aunque no tengan molestia o dolor, sigan la pauta de medicación. La paciente llevará un sujetador especial (sin aro) y una banda; se pueden quitar y poner para ducharse. Las pacientes deben limitarse a realizar una vida contemplativa, no realizar movimientos repetitivos con los brazos, ni esfuerzos. 
  • La fase de negociación (a partir del 7º día y hasta el mes)

La llamo así porque cada paciente tiene que negociar con su pectoral: si hago algo y no me molesta, puedo hacerlo; si hago algo y me molesta no debo hacerlo todavía. Si hacemos las cosas bien, a los 7-8-10 días la paciente va a estar al 80% de la actividad normal o habitual, quedando restringida la actividad deportiva y los esfuerzos intensos. 

  • La 3ª etapa se inicia, por norma general, a partir del mes. La paciente ya tiene libertad para hacer la misma vida que estaba haciendo previa a la cirugía….evidentemente con sentido común. Recomiendo mantener esa actitud de cautela pero en términos generales ya retomamos las vida absolutamente normal. A partir del mes, en la mayoría de los casos, se puede retirar el sujetador sin aro y la banda, 

¿Tienes más dudas sobre la cirugía de aumento de pecho? Estaré encantado de contestarlas. Puedes contactar conmigo aquí o bien también visitar la sección de nuestra web que ofrece más información sobre aumento de pecho 

 

 

 

Dr. José-María Triviño

Cirujano plástico  (colegiado núm.  37638  )

1 comentarios

Dr.Triviño
5 Junio 2017

Bienvenidos.

Responder

Escribe un comentario



Compartir este artículo: