SITUACIÓN EXCEPCIONAL COVID-19
VOLVEMOS CON VOSOTROS


Han pasado más de 60 días desde aquel 13 de marzo en que se decretó el estado de alarma y se confinó a la población para protegerla de COVID-19, una enfermedad, hasta ahora desconocida, que sin duda marcará un antes y un después en nuestras vidas. Poco a poco vamos progresando, nos vamos acercando a esa ansiada nueva normalidad.


Antes de nada, quería reiterar mi más sincero agradecimiento a todos aquellos que os habéis dejado la piel y, aún hoy, lo seguís haciendo.


Desde el 11 de mayo, las autoridades sanitarias nos dieron luz verde para retomar nuestra actividad y no dudamos en hacerlo; volvemos a rodar. Pero la vuelta a la “normalidad” debe realizarse con cuidado y debe ser prudente para garantizar la seguridad de nuestros pacientes y la de todo el personal. Por ese motivo hemos vuelto, pero tomando todas las precauciones:


  • Control del riesgo sobre el espacio físico: limpieza y desinfección intensificada de la consulta.
  • Control del riesgo sobre el personal: todo nuestro personal ha sido testado y cumple con las más estrictas medidas de protección para garantizar su seguridad y la tuya.
  • Control del riesgo sobre los pacientes: tomaremos las medidas de protección necesarias para garantizar tu seguridad.
  • Por descontado, hemos adaptado nuestros protocolos prequirúrgicos para dar riguroso cumplimiento a las recomendaciones dictadas por las autoridades sanitarias.

Estos días de confinamiento nos han permitido detectar ciertas limitaciones en nuestro circuito de visitas on line; se ha mejorado (y lo hará aún más) para dar a nuestro equipo la posibilidad de atenderte, mediante la visita telemática, con mucha más agilidad que antes. La telemedicina ha venido a quedarse y TRIVIÑO, Cirugía Plástica y Estética, no se queda atrás.


Seguimos, por tanto, a tu disposición, desde casa o en la consulta (con todas las garantías); tú decides, sólo tienes que contactar con nosotros por los medios habituales:



La labor de todos y cada uno es fundamental; sea cual sea la responsabilidad que nos ha tocado asumir a cada uno, debemos seguir peleando, cada día es un día más. Estamos seguros de que este periodo excepcional finalizará en breve, poco a poco, seguimos avanzando, pero no desistas, sigue luchando.


En nuestro deseo de dártelo pronto en persona, desde aquí, te mandamos un fuerte y virtual abrazo.


Dr. José María Triviño

firma
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Lenguaje Corporal y Emociones

cuerpo-y-mente.jpg

¿Son las emociones y nuestra forma de interpretar la vida las que nos condicionan la postura? ¿O son las posturas las que nos condicionan las emociones y nuestra interpretación?

La postura además de ser una estrategia empleada por nuestro sistema neuromuscular y esquelético para permanecer en equilibrio de la forma más económica posible, es también, nuestra forma de estar en el mundo. Con nuestro sistema músculo-esquelético expresamos nuestras emociones y con él nos expresamos en general.

Así pues, es esencial reeducar nuestra postura así como hacernos consciente de ella para mejorar nuestra parte emocional, y viceversa. El lenguaje corporal diario de cada uno de nosotros representa y exacerba nuestras emociones y nuestro estado de ánimo. Cuando soltamos una carga muscular-emocional que se ha estado reteniendo durante mucho tiempo inmediatamente uno siente liberación. Si emocionalmente me contengo o no le presto atención, la energía emocional se convierte en tensión muscular, articular o respiratoria. 

Vamos a hacer un breve resumen de cuatro movimientos emocionales claves como: EL MIEDO, LA IRA/RABIA, LA ALEGRÍA Y LA TRISTEZA.

-   El miedo nos cierra la postura generando una respiración más lenta y una falta de fuerza muscular generalizada. Nos genera un sentimiento de debilidad y de no poder afrontar la vida.

-   La rabia/agresividad/ira nos abre en exceso nuestra postura con una respiración más rápida y un aumento de tono de la musculatura dinámica. Nos genera una tensión muscular constante y rigidez (más propensión a contracturas).

-   La alegría nos da una buena respiración, nos deja inspirar e oxigenarnos. Genera una postura erguida y fluida a su vez.

-   La tristeza nos enrolla todo el cuerpo hacia abajo como si hubiéramos desconectado de nuestro cuerpo completamente. Piensa en la frase “caerse el ánimo al suelo”. Por lo tanto, está emoción necesaria en ciertos momentos nos inducirá una respiración sin fuerza.

Estas cuatro emociones son necesarias y vitales de forma moderada y en el momento idóneo para afrontar de forma óptima nuestro día a día. El problema surge si vivimos de forma constante en una de ellas.

Existe un punto de equilibrio somato-psico-emocional de entre estas cuatro. Es por eso, que es esencial estar en éste para sentirnos en harmonía con nosotros/as, respirar fluidamente y consecuentemente evitar a corto plazo ciertos dolores corporales; y a largo plazo, otras disfunciones o patologías más graves. Se debe tener en cuenta que cada persona tiene un patrón somato-psico-emocional concreto que genera un desequilibrio corporal. Y es en ese desequilibrio o  desviación donde se deberá hacer énfasis a nivel fisioterapéutico desarrollando ciertas herramientas para que el/la paciente evite una serie de alteraciones a nivel articular, muscular  y respiratorio.

Nunca debemos olvidar que cuando hay un sufrimiento de espalda hay un sufrimiento a nivel emocional

 

Georgina Dolcet

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: