Comunicado importante

Ante la excepcional situación que estamos viviendo a raíz del COVID-19 queremos transmitir completa serenidad a nuestr@s pacientes. La situación de confinamiento recomendada durante 15 días no es más que la mejor solución para controlar la propagación del virus.

Dado que nos conviene a todos, queremos recordaros que disponemos de servicio de visita telemática, a través del cual, seguiremos atendiendo cualquier consulta durante este periodo excepcional. Podéis solicitar esta modalidad de visita a través de los siguientes medios habituales:

Te invitamos a utilizar este servicio, ahora incluimos visita por video conferencia a través de whatsapp, skype o zoom.

Con el deseo de que este periodo excepcional finalice en breve, quedamos a vuestra entera disposición.

Equipo del Dr. José María Triviño

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Descolgamiento facial, abanico de soluciones desde la medicina estética

descolgamiento-facial.jpg

¿Qué és el descolgamiento facial?

El descolgamiento facial se entiende como la pérdida de elasticidad de la piel y por lo tanto la aparición de flacidez, sobre todo en determinadas zonas de la cara, el resultado es un aspecto más envejecido.

Esto ocurre especialmente debido a la pérdida progresiva de ciertos componentes estructurales de los tejidos (colágeno, elastina, ácido hialurónico …) y, en una primera fase, es especialmente evidente en la zona de la mandíbula. Progresivamente se irán afectando otras partes del rostro, pómulos, región frontal, párpados.... 

Dado que, como decíamos el origen es la pérdida progresiva de ciertos componentes estructurales de nuestra piel, la estrategia pasa por suplir estas carencias con diferentes tratamientos.

Abanico de soluciones ante el descolgamiento facial desde la medicina estética:

Tratamientos de descolgamiento facial

Debemos diferenciar dos tipos de tratamientos:

  • Tratamiento preventivo: para evitar el descolgamiento facial.

  • Tratamiento correctivo: para resolver el descolgamiento facial ya presente.

 

Tratamiento preventivo para evitar el descolgamiento facial

El tratamiento preventivo, destinado a frenar el descolgamiento facial, se debe iniciar en pacientes con edades comprendidas entre 30 y 40 años; antes de que éste esté presente. Debemos aportar a la piel aquellos componentes que, a lo largo de los años se han perdiendo: el colágeno, la elastina, el ácido hialurónico y, fundamental, restaurar la hidratación propia de la piel.

En estos casos, el tratamiento aconsejable es lo que se denomina  skin booster. 

 

Skin Booster para prevenir el descolgamiento facial

El Skinbooster es un tratamiento de mesoterapia con ácido hialurónico puro de baja densidad. Se utiliza como elemento de hidratación y estimula la formación de nuevas fibras de colágeno. 

Se puede hacer de diferentes maneras y hay también diferentes tipos de ácido hialurónico, diferentes marcas. Yo, personalmente utilizo los skinboosters de RESTYLANEⓇ o también el llamado PROFHILOⓇ (ácido hialurónico es un estado ultrapuro).

La técnica de aplicación de PROFHILOⓇ consiste en centrar la aplicación en 5 puntos de la cara, relacionados con cinco puntos de acupuntura, donde se depositan 0,2 ml de este ácido hialurónico especial en la dermis profunda. Estos cinco puntos se consideran puntos de anclaje de la piel y van a prevenir ese descolgamiento. Señalan 5 áreas anatómicamente receptivas del rostro donde hay ausencia de grandes vasos sanguíneos y ramificaciones nerviosas, en las áreas malar y submalar.

El resultado es un efecto lifting light que prevendrá que la piel se vaya descolgando.

El concepto del tratamiento preventivo es el de generar una dinámica de mantenimiento por lo que debe repetirse con cierta periodicidad si queremos mantener los resultados, la frecuencia óptima de este tratamiento en de una o dos veces al año.

Evidentemente hay otros tratamientos preventivos como tratamientos con PRP pero requieren una aplicación mensual por lo que puede no ser tan apropiado o recomendable para todos los casos.

 

Tratamientos correctivos del descolgamiento facial a partir de los 50 años

A partir de los 50 años, si la paciente no se ha cuidado mucho, la piel puede tener signos de envejecimiento franco, como flacidez y  el consecuente descolgamiento más o menos visible, por lo que tendremos que acudir a tratamientos un poquito más agresivos.

Lo primero que tenemos que hacer es redensificar esa piel, porque ya ha perdido muchos componentes. Cuando hablamos de redensificar la piel nos referimos a recuperar su estructura, potenciarla para que pueda ser capaz de responder debidamente a los tratamientos a la que la vamos a someter.

Podemos empezar haciendo un tratamiento con ELLANSÉⓇ, un potente estimulador de colágeno. Lo aplicaremos en las zonas en las que ha habido más pérdida de volumen de la cara y en aquellas en las que identifiquemos una piel más fina. 

Posteriormente, cuando la piel haya recuperado fuerza y estructura, realizaremos tratamiento con hilos tensores. Estos son los que van a completar el efecto más lifting con el que queremos recuperar el aspecto firme y elástico de la piel, disimulando el descolgamiento que se está empezando a insinuar.

La medicina estética siempre busca trabajar desde dos prismas, las dos caras de la misma moneda: por un lado queremos mantener y prevenir la pérdida de aquellos elementos cuyo deterioro condiciona un aspecto envejecido de nuestros tejidos y, por otro, restaurar las consecuencias estéticas del envejecimiento en sí mismo. Un exceso o defecto de acción sobre cualquiera de las dos vertientes acabará ocasionando un resultado poco favorable, por lo poco resolutivo en unos casos lo por lo artificial del resultado en el otro. Por ello, el buen manejo de los tejidos, su evolución y un correcto balanceado de las acciones que realizamos son claves para obtener un resultado natural, armónico, coherente y bello en medicina estética.

 

Doctora Ana Archidona

 

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: