Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Reducción de mamas

reduccion-de-mamas.jpg

Se conoce por gigantomastia o hipertrofia mamaria a la presencia de mamas desproporcionadamente grandes que condicionan problemas de salud a la mujer que la padece; el peso de las mamas puede ser de tal entidad que comporta a la paciente, más allá del problema estético evidente, dolores de espalda, lumbar o cervical, problemas cutáneos (candidiasis del surco mamario) y limitaciones para llevar un día a día normal.

La mamoplastia de reducción es el procedimiento por el que se busca reducir el tamaño del pecho, confiriéndole a éste un tamaño más proporcional, sin olvidar la armonía, la estética y, por descontado, la identidad del pecho.

Aunque pueda parecer una contradicción la utilización de implantes mamarios en la reducción de mamas es una técnica que permite conseguir un pecho más equilibrado, estético y duradero. El implante no se utiliza con finalidad aumentativa, todo lo contrario, permite al cirujano ser más agresivo con la reducción de mamas, permitiéndole prestar más atención al resultado final; la utilización del implante le permite eliminar más glándula (con el adicional beneficio que ello supone en cuanto al riesgo de patología mamaria) y modelarla con mayor precisión ya que podrá compensarla con el implante que, además, le permitirá colocar el volumen en las zonas más apropiadas para conseguir el mejor resultado. 

¿Indicado en…?
La hipertrofia mamaria o gigantomastia condiciona un tamaño desproporcionado del pecho en la mujer que condiciona notables problemas de salud, más allá de la estricta repercusión estética. Las pacientes que la padecen son lógicas candidatas a la cirugía de reducción mamaria.

¿Cómo es la cirugía?
El procedimiento consiste en una reducción del volumen mamario mediante la resección del tejido cutáneo y glandular necesario para conseguir una mama proporcionada y estética, habitualmente conlleva una cicatriz en T invertida que permite también el reposicionamiento y reducción de la areola.

El Dr. Triviño tiene contrastada experiencia en la reducción mamaria con implantes. Esta técnica no condiciona incremento o reducción de las cicatrices que se habrían realizado si no se colocaran implantes, pero si comporta una mayor resección de tejido glandular así como una mayor capacidad de remodelación mamaria, consiguiendo un pecho mucho más bello, estético y anatómicamente más estable.

Las particularidades de cada caso y la técnica más apropiada deberán ser discutidas con el cirujano, quien planteará las posibilidades desde una visión global, analizando las características de la mama, el tórax, los deseos de la paciente… 

Duración de la cirugía de Reducción de mamas
La duración media de la cirugía es de tres horas. 

Anestesia para la cirugía de Reducción de mamas
Se realiza bajo anestesia general. 

Régimen hospitalario para la cirugía de Reducción de mamas
El ingreso de una noche es la recomendación habitual, por lo que la paciente es dada de alta al día siguiente de la intervención. 

¿Cómo evoluciona y cuándo se ven los resultados?
La reducción mamaria comportará ciertas molestias durante los primeros días, sensación de presión, tirantez e inflamación en el polo superior, éstas se  irán normalizando poco a poco a lo largo de las primeras semanas.

La paciente es autónoma, con ciertas limitaciones, desde el momento del alta e irá normalizando su actividad a partir de la primera semana, cuando se encontrará mucho más libre.

Si se ha realizado la cirugía con implantes, estos habrán sido colocados detrás del músculo, lo  que condicionará algunas molestias adicionales en los primeros días.

Durante el primer mes se solicitará que lleve sujetadores sin aro y, posiblemente, una banda si se han colocado implantes; a partir del mes se otorgará mayor libertad, podrá retomar la actividad deportiva y habría retomado su actividad cotidiana casi al 100%

Es importante el cuidado de las heridas, están sometidas a mucha tensión y necesitan cuidados. Básicamente mantenerlas secas y, si se precisa, alguna pequeña cura tópica.

La incorporación al trabajo dependerá de las particularidades de la paciente y de la actividad laboral que desempeñe.

Resultan muy útiles los masajes de drenaje linfático y tratamientos terapéuticos postquirúrgicos.

Pueden evidenciarse ciertas alteraciones sensitivas, especialmente en el polo inferior y en la región areolar, éstas se irían normalizando con el paso de los meses.

Resultados
Imágenes antes y después, tras cirugía realizada por el Dr. JM. Triviño.
(Las imágenes pueden contener contenido que podría herir su sensibilidad)

Ver imágenes

VER IMÁGENES PARA OTROS TRATAMIENTOS:



Preguntas frecuentes

¿Tiene alguna pregunta? A continuación responderemos a algunas de las preguntas más frecuentes de nuestros clientes.

Estoy pensando en operarme, pero quiero ser madre. ¿Es mejor operarse antes, o después?
    No hay una regla específica para esto. El Dr, Triviño considera que si el deseo de ser madre es a corto plazo, merece la pena esperar y operarse después de ser madre; si es un deseo a largo plazo o aún no planificado, en eses caso, mejor operarse antes. Al fin y al cabo, es una cuestión de temporalidad
¿Podré dar el pecho si me opero?
    Se trata de una pregunta frecuente. Es cierto que existe riesgo de perder la posibilidad de dar el pecho en pacientes que se han sometido a una mamoplastia de reducción. Este dato ha sido contrastado por varios estudios pero hay muy pocas pacientes que se sometan a la intervención entre dos embarazos; por lo que es difícil saber que porcentaje de pacientes que, pudiendo haber dado el pecho antes de la cirugía, no lo pueden hacer después de ésta. Es también importante destacar que el índice de mujeres aquejadas de gigantomastia que no pueden dar el pecho es sustancialmente alto.
¿Es verdad que reduce el riesgo de padecer cáncer de mama?
    La mamoplastia de reducción elimina gran parte del tejido mamario, de la glándula, pero no lo hace en su totalidad, por lo que no elimina el riesgo de patología mamaria. Si podemos decir que el riesgo propio de la paciente se reduce en la proporción en que lo hace el tejido glandular pero no se reduce totalmente. En el caso de pacientes con antecedentes personales o familiares de patología mamaria, este hecho debe ser tomado en consideración, valorando las opciones y el hipotético consejo genético con su cirujano.
¿La obesidad es una contraindicación?
    El Dr. Triviño considera recomendable normalizar el peso antes de la cirugía. Esto permitirá reducir los riesgos vinculados a la cirugía en pacientes obesos y, por otro lado, optimizar los resultados.

Solicita información

Estaremos encantados de atenderle.
(*) Campos obligatorios

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable

Dr. José María Triviño Fernández

+info

Finalidad

Gestión de las peticiones realizadas a través de la web y envío de comunicaciones comerciales

+info

Legitimación

Consentimiento del interesado

+info

Destinatarios

No se cederán datos a terceros salvo obligación legal

+info

Derechos

Acceder, rectificar, cancelar y oponerse, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

+info

Información

Adicional

Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad





Suscríbete a nuestras newsletters para estar a la última en tratamientos y cirugía