Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Mi experiencia en abdominoplastia y mini abdominoplastia (2/2)

un-cuerpo-perfecto-con-abdominoplastia.jpg

Particularidades de la mini-abdominoplastia

Cuando hablamos de mini-abdominoplastia nos referimos a un procedimiento análogo a la abdominoplastia pero sin cicatriz en el ombligo y con una cicatriz más corta. Es factible realizarla en aquellos casos en que el exceso de piel es leve, no hay descolgamiento franco y la calidad de piel está conservada. En esta cirugía también restauramos la musculatura abdominal que sigue siendo el origen del problema, realizamos una plicatura para recuperar la integridad funcional y un abdomen plano. Es un procedimiento parejo a la abdominoplastia que tampoco dista mucho de ésta en cuanto a tiempos quirúrgicos. Las secuelas quirúrgicas, son menores ya que el trabajo quirúrgico de tensar la piel es menor.

El ombligo en la abdominoplastia y la mini-abdominoplastia

Precisamente una de las grandes diferencias entre la abdominoplastia y la mini-abdominoplastia es el trato que se le da al ombligo. A menudo las pacientes que vienen a hacerse una abdominoplastia preguntan si les voy a hacer un ombligo nuevo. En ninguno de los dos casos, tanto en la abdominoplastia como en la mini abdominoplastia, hacemos un ombligo nuevo com tal. Lo que hacemos es tratar de forma distinta el ombligo en un caso y otro. El ombligo, podemos decir que como una columna, sube desde el plano muscular hasta la piel, hacia la piel. De esa forma, cuando levantamos la piel del abdomen para poder trabajar musculatura y poder traccionarla, nos encontramos, literalmente, con esa columna que nos limita el trabajo; al llegar ahí tenemos que decir: o pasamos por debajo o pasamos por encima. Una u otra decisión vendrá condicionada por la técnica planteada:

la mini abdominoplastia prfcta

-       Si lo planificado es una abdominoplastia convencional, en la que la vamos a eliminar mucha piel, vamos a traccionar tanto que, si el ombligo permaneciera unido a la piel, éste quedaría muy bajo o se eliminaría con la pieza quirúrgica; en este caso, dejaremos el ombligo unido al plano muscular y, una vez hayamos tensado la piel, lo abocaremos de nuevo al exterior a través de una pequeña incisión (es a lo que los pacientes se refieren cuando hablan de que me han hecho un ombligo nuevo). Las cicatrices resultantes de una abdominoplastia convencional serán: la que queda a la altura del pubis como resultado de haber estirado la piel y la que creamos a la altura del ombligo.

-       Si hemos planificado una miniabdominoplastia el tensado va a ser menor, por lo que el ombligo se va a desplazar relativamente poco. En este caso vamos a liberar el ombligo por debajo, dejándolo unido a la piel, traccionaremos y, una vez tenemos esa tensión mínimamente estabilizada, fijamos nuevamente el ombligo en su posición.

¿Cuando decido si a la abdominoplastia debe acompañar una liposucción?

 Yo, particularmente, soy poco amigo de dejar los procedimientos sujetos a decisiones intra-operatorias. Es cierto que, a veces, puede ser necesaria una pequeña liposucción en zona/s muy específicas y concretas que ni se contempla como liposucción (dejándola como parte del procedimiento primario). Pero, por norma general, en la valoración que hacemos en la primera visita, ya resulta evidente si va a ser o no necesario realizar una liposucción; por lo tanto, lo decidimos siempre antes, en la visita.

Lo único que, en excepcionales ocasiones, puedo pactar con la paciente es que me permita decidir intra-operatoriamente si la cicatriz será sólo horizontal o bien habrá algo de cicatriz vertical (mínima en todo caso). En contados casos en que la resección de piel es límite, esto dependerá mucho de sus características elásticas. La cicatriz de la abdominoplastia siempre queda a la altura del pubis y se puede cubrir con el traje de baño o la ropa interior.

¿Cómo es un pre-operatorio de una abdominoplastia?

 Las pruebas pre-operatorias necesarias para realizar una abdominoplastia con total seguridad no dejan de ser las propias de cualquier procedimiento quirúrgico, debiendo prestar, como siempre, atención al paciente de forma individualizada.

- La paciente sano, sin antecedentes relevantes, para la cual pediremos un pre-operatorio standard, un estudio analítico completo y electrocardiograma y placas de tórax según determinen los que nuestros anestesistas requieran (…)

- En el caso de pacientes que han sido sometidas a una cirugía bariátrica (de reducción de estómago o bypass gástrico) con grandes pérdidas de peso. En estos casos, además del pre-operatorio estándar, suelo solicitar un informe del digestólogo o endocrinólogo que les lleva el control de proceso para ratificar que el paciente está en condiciones de someterse a la cirugía. De igual forma, nos interesa sabes si el paciente ya está estabilizado, de lo contrario el resultado podría ser pobre dado que, si siguiera perdiendo peso después de la abdominoplastia, podría persistir cierta redundancia cutánea.

- De igual manera, en pacientes que presenten patología que lo requiera, solicitamos informes de sus médicos para ratificar que están en condiciones de poderse someter a esta intervención.

¿La abdominoplastia y la liposucción sirven para perder peso?

 Rotundamente no. Ni la liposucción ni la abdominoplastia son procedimientos para perder peso, son procedimientos remodelantes que buscan mejorar la figura corporal. No confundamos el hecho de que sean procedimientos asociados, muy a menudo, a pacientes que han perdido peso con que perder peso sea su objetivo.

He de comentar que existe un buen número de pacientes que solicitan estas cirugías como punto de partida, creyendo que esto les va a ayudar a perder peso en lo sucesivo; es todo lo contrario, son procedimientos que aportan el toque final, deben ser el revulsivo para afrontar esa pérdida de peso, planteando la cirugía como la meta.

¿Cómo es el post-operatorio de una abdominoplastia?

 cintura d avispa a partir d abdominoplastiaLa abdominoplastia es una cirugía mucho más sobrellevable de lo que los pacientes acostumbran a creer. La realidad es que la paciente va a necesitar, evidentemente dependiendo de cada caso, 10-12 días para funcionar al 80-85% de su actividad normal. Aunque no es lo mismo una mujer de 35 años que acaba de tener un parto múltiple que un paciente de 65 años que tiene, por ejemplo, ciertas limitaciones de movilidad; en término medio estamos hablando de una recuperación ágil y rápida. Durante los 10-12 primeros días el paciente debe hacer una vida “contemplativa”, como me gusta a mi llamarla, es decir, no hace falta estar postrado en la cama, el paciente es autónomo pero mantiene cierto reposo, entrando y saliendo de casa con cierta normalidad. Es una recuperación muy soportable.

 

Medicación para el post-operatorio de una abdominoplastia 

cintura d avispa |abdominoplastiaLas pacientes suelen comentar “no tengo dolor pero estoy dolorida”. La paciente se puede duchar, vestir y comer sola; en resumen va a ser una primera semana-10 días bastante “normalizados”. Soy de los que insiste a las pacientes en que se tomen la medicación a pesar de no tener dolor, si esperamos a tener dolor para tomar la medicación generaremos algunas respuestas defensivas del cuerpo que pueden acabar derivando en sobrecargas musculares, éstas acaban condicionando más el post-operatorio que la propia cirugía. Receto además antibiótico durante una semana.

Abdominoplastia y drenajes

 En el caso de la abdominoplastia el tiempo que el paciente va a llevar drenajes es bastante variable; normalmente entre 48 y 96 horas es el tiempo medio. La paciente estará ingresada en la clínica 24-48 horas, luego se marchará a casa con los drenajes. Y, dependiendo del la débito diario, a las 48/96 horas se le citará a la consulta para retirar los drenajes definitivamente.

Abdominoplastia y faja

A partir de ahí el único añadido que deberá llevar la paciente es una faja.

La faja tienes 3 objetivos:

  1. Generar una tensión que ayude a los músculos abdominales a no trabajar tanto en los primeros días posteriores a la intervención. Ayuda a contener la presión abdominal.
  2. Contener el proceso inflamatorio
  3. Ayudar a la que la presión de la inflamación vaya disminuyendo de una forma proporcionada gracias a su presión externa.

Es importante llevar la faja durante el primer mes postoperatorio. En un mes, a lo sumo mes y medio, se habrá recuperado la vida normal incluida la actividad deportiva.

2 comentarios

Virginia Iginis
30 Diciembre 2018

Estoy interesada en concretar cita para valorar mi intención de hacerme una mini o abdominoplastia.

Responder
Dr.Triviño
30 Diciembre 2018

Apreciada Virginia, gracias por tu mensaje. Estaré encantado de valorar tu caso, por lo que intentaremos concertar una cita. Contactaré en breve contigo a través de tu e-mail privado. Un saludo

Responder

Escribe un comentario



Compartir este artículo: