SITUACIÓN EXCEPCIONAL COVID-19 – SEGUIMOS TRABAJANDO POR Y PARA VOSOTROS

Llevamos más de seis meses peleando contra el SARS-CoV2 y parece que se resiste a dejarnos. La ansiada normalidad no acaba de llegar, entre otras cosas porque, debemos reconocer, como sociedad no hemos hecho las cosas como debíamos.

En los últimos días la situación se ha exacerbado y eso ha obligado a las autoridades a endurecer las medidas restrictivas para tratar de controlar la expansión del virus y rebajar la velocidad de trasmisión a niveles de tolerancia.

Desde el pasado 11 de mayo, fecha en que nos dieron luz, hemos mantenido una actividad de forma ininterrumpida y, afortunadamente, sin que se hayan reportado contagios en el equipo ni entre los pacientes. Eso no quiere decir que debamos relajarnos, más bien todo lo contrario, debemos seguir insistiendo y mantener una extrema prudencia para garantizar la seguridad de nuestros pacientes y la de todo el personal.

Mantenemos una estrategia de control a cuatro niveles:

  • Control del riesgo sobre el espacio físico: limpieza y desinfección intensificada de la consulta.
  • Control del riesgo sobre el personal: todo nuestro personal ha sido testado y cumple con las más estrictas medidas de protección para garantizar su seguridad y la tuya.
  • Control del riesgo sobre los pacientes: tomaremos las medidas de protección necesarias para garantizar tu seguridad.
  • Por descontado, hemos adaptado nuestros protocolos prequirúrgicos para dar riguroso cumplimiento a las recomendaciones dictadas por las autoridades sanitarias.

Hemos reforzado, dado el incremento de la demanda, nuestro circuito de visitas telemáticas; podemos atenderte por videoconferencia con mucha más agilidad que antes y sin que tengas que desplazarte ni salir de casa. La telemedicina ha venido a quedarse y TRIVIÑO, Cirugía Plástica y Estética, no se queda atrás.

Seguimos, por tanto, a tu disposición, desde casa o en la consulta (con todas las garantías); tú decides, sólo tienes que contactar con nosotros por los medios habituales:

  • Por whatsapp: escribiendo al +34 676 04 65 31
  • Por teléfono, llamando al +34 938 55 31 68
  • Enviándonos un correo a info@drtrivino.com
  • Escribiendo en el formulario que encontrarás en la web

La labor de todos y cada uno es fundamental. Sea cual sea la responsabilidad que nos ha tocado asumir, debemos seguir peleando, cada día es un día más. Estamos seguros de que este periodo excepcional finalizará, poco a poco seguimos avanzando. No desistas, sigue luchando.

En nuestro deseo de dártelo pronto en persona, desde aquí, te mandamos un fuerte y virtual abrazo.

Dr. José María Triviño

firma
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Aumento de pecho | 7/16 - ¿Cuándo es necesaria una mastopexia o pexia?

aumento-de-pecho--mastopexia.jpg

Esta semana respondo a la pregunta nº 7 de la usuaria @Sherezzadeh del foro en femenino, aquí podéis ver su pregunta completa sobre aumento de pecho y pexia 

Concretamente en esta pregunta hay una mezcla de conceptos que intentaremos aclarar en la medida de lo posible.

Un implante nunca levanta una mama

Aumento de pecho | mastopexia perfectaUn concepto que tenemos que tener claro y sin el cual nada de lo que expliquemos a continuación será debidamente entendido es que un implante no levanta una mama; siendo estrictos con los términos, si la mama está caída, el hecho de colocar un implante, por sí sólo, no va a conseguir levantarla.
Otra cosa es que, dependiendo del grado de caída que tenga esa mama, podemos jugar con los tejidos y enmascarar esa caída incipiente o leve, siempre dentro de unos límites. Un implante nunca levanta una mama.

¿Cuándo se considera que una mama está caída?

aumento de pecho | mastopexia cuandoCuando valoramos un caso por primera vez, uno de los elementos que tenemos en cuenta en la exploración es el “cómo está esa mama”, ¿está caída?, ¿está vacía?, etc… Muy importante es también saber cómo ve la paciente su pecho y cómo lo vive.
Dos puntos de referencia debemos tener claros al evaluar una mama: la areola y el surco mamario. La relación de estos dos elementos permiten considerar, en base a los cánones anatómicos y estéticos, la situación de la mama:

  • Una mama no está caída siempre y cuando la areola esté por encima del surco submamario.
  • Si la areola está por debajo del surco entonces si podemos considerar que la mama está caída.
  • Si la areola está a la altura del surco, no está caída pero tampoco está, estrictamente hablando, donde debería.

La pexia o mastopexia es el procedimiento que utilizaríamos para levantar quirúrgicamente esa mama.

¿Cómo clasificamos la mama, previamente a la intervención de aumento de pecho?

aumento de pecho | mastopexia idealEl concepto Ptosis significa caída y, basándonos en el criterio descrito en el punto anterior, clasificamos la mama según su posición en:

  • Mama normal
  • Ptósica: mama caída, en grado variable dependiendo de lo baja que esté esa areola respecto al surco mamario.
  • Pseudoptosica: se trata de esa mama que no podemos decir que esté caída, la areola no ha caído por debajo del surco, pero tampoco no está a la altura que debiera. Es importante identificar correctamente la pseudoptosis; la mama no está caída pero hay condicionantes que deberemos tener en cuenta. Podemos compensarla pero, si no tomamos la decisión correcta, podemos empeorar la situación tras la cirugía.

¿Cómo elevamos una mama?

Recuperamos aquel primer concepto, para dejarlo muy claro, la colocación aislada de un implante no nos va a permitir elevar una mama caída; con lo que ya sabemos, podemos decir que un implante no va a cambiar la posición de la areola.
Cuando nos encontramos ante una mama ptósica, caída, siempre necesitaremos realizar una pexia, un procedimiento quirúrgico para elevar la mama, por lo tanto, para tal fin tendremos que realizar alguna cicatriz adicional. El hecho de realizar una pexia no se riñe con colocar un implante.
De forma gráfica, podemos decir que, cuando realizamos la pexia o mastopexia, buscamos reubicar la areola por encima del surco submamario, a su posición original, a esa posición de “normalidad”. Esto es, actualmente, imposible realizarlo sin cicatrices. Las cicatrices a realizar (periareolar, vertical o T invertida) serán mayores en tanto en cuanto la mama esté más caída.

¿Cuándo tenemos una mama pseudoptósica?

aumento de pecho perfecto, sin mastopexiaTal y como hemos dicho antes, cuando la areola está justo a la altura del surco, ni por encima, ni por debajo; se trata de una mama que ha perdido volumen al tiempo que la piel ha respondido parcialmente, ha soportado, en cierta manera, esa reducción de volumen pero no al 100%. La mama se descuelga un poquito.
En estos casos es importante evaluar la mama con mucho cariño dado que debemos contar con que la piel muestra signos de flaqueza.
En muchos de estos casos podemos enmascarar esa situación. ¿Cómo? Básicamente bajando levemente el surco. Si la areola está a la altura del surco y, quirúrgicamente, hacemos que éste baje, dado que la altura de la areola no cambia, ésta pasará a estar por encima por lo que la mama habrá recuperado su morfología “anatómica”. Dicho de otra forma, consigo que la areola vuelva a estar por encima del surco submamario.
Quiero dejar claro que en ningún momento podremos decir que la mama se ha levantado por el hecho de poner el implante.
Como decía, no siempre podemos optar por esta maniobra. Si la piel está muy castigada o la situación es muy límite, será mejor realizar una pexia estricta; la colocación de un implante añade peso adicional que empeorará el resultado postquirúrgico. Es muy importante evaluar estos casos con mucho cariño, las cicatrices no son deseables por ninguna paciente, menos en estos casos en los que algún otro profesional puede haber dicho que no la necesitan o en los que pueden no verse el pecho “tan mal”. Es tan importante tomar la decisión como explicar a la paciente el porqué de la indicación.

¿Cuándo tenemos una mama vacía?

Cuando la mama pierde volumen y la piel no se retrae tenemos una mama “vacía”, que tiene un aspecto “tristón”, como en la pseudoptosis pero la areola sigue estando en su sitio, a la mama le falta volumen. En estos casos el implante soluciona totalmente el problema estético, hay que compensar la falta de volumen; personalmente en estos casos prefiero el plano retromuscular puro para proteger a la piel del peso del implante.

¿Y en el caso de las mamas tuberosas?

aumento de pecho ideal  con o sin mastopexiaEn la pregunta, nuestra amiga hace referencia a las mamas tuberosas. Como hemos comentados en post anteriores, las mamas tuberosas son aquellas que, debido a una restricción durante el proceso de desarrollo mamario, no se han podido expandir con normalidad; presentan forma de tubo, de ahí su nombre.
En estos casos, la glándula debe ser trabajada para permitir su expansión. Pero la tuberosidad no implica que la mama pueda no estar caída por lo que la realización de una pexia también puede ser posible. De hecho, son mamas con un polo inferior más corto por lo que pueden presentar ptosis con más “facilidad”.

 ¿Cicatrices o no cicatrices en un aumento de pecho?

Hay muchas pacientes que desean minimizar las cicatrices, no hacerlas o hacerlas lo más cortas posibles. Evidentemente la paciente es la que, en última instancia, debe decidir pero, desde luego, si necesitan las cicatrices no podemos hacer mucho para evitarlas. Siempre hay casos intermedios en los que podemos hacer algo, aunque sea obteniendo resultados subóptimos.
Como dice una amiga y compañera “no sacrifiques una cicatriz por el resultado”. Si la paciente no quiere cicatrices, como cirujano y siempre que sea factible, llego hasta donde puedo pero siempre hay un límite en cuanto a “elevación”.
No debemos considerar que hacer cicatrices es un menoscabo a la mama; cuando creemos que la mejor opción es hacerlas es porque consideramos que el resultado global de la mama va a ser mucho mejor.
La cicatriz permite levantar la mama y la “no cicatriz”, sencillamente, no lo permite.

 

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: