Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

LA OTOPLASTIA

otoplastia-doctor-trivino-copia.jpg

¿QUÉ ES LA OTOPLASTIA? 

Hoy me gustaría hablaros de la cirugía con la que intentamos dar solución a una de las circunstancias más acomplejantes que nos encontramos en la práctica diaria, las orejas en asa. Un complejo que resulta poco valorado por aquellos que no lo sufren.

Es un problema muy limitante en el día a día de aquellas personas que lo padecen, tanto que les lleva a desarrollar conductas para ocultar sus orejas.

Estamos hablando de un problema relativamente común como son las Orejas en asa, más coloquialmente conocidas, “Orejas de Soplillo”.

Se trata de una situación muy común que, como digo, acompleja y limita mucho a las personas que la padecen, pero que tiene una corrección sencilla mediante un procedimiento rápido, ambulatorio y que no condiciona un postoperatorio especialmente traumático ni limitante.

La solución la encontramos en la Otoplastia. La terminología otoplastia se aplica a cualquier cirugía que se realiza sobre el pabellón auricular con la intención de modelarlo y, por lo tanto, hay muchos más procedimientos de índole reconstructiva que se pueden practicar recibiendo también la denominación de otoplastia. Siendo, como digo, las orejas en asa, la malformación auricular más común, es habitualmente éste el motivo por el que los pacientes precisan una otoplastia.

LA OTOPLASTIA PARA LA CORRECCIÓN DE OREJAS EN ASA O DE SOPLILLO

Conceptualmente podemos decir que la Oreja de Soplillo u Oreja en Asa es un problema que se produce cuando la oreja está demasiado despegada de lo que sería el eje natural de la cara y, por lo tanto, redunda en exceso hacia fuera, es decir, queda demasiado abierta o despegada.

Este hecho puede ser objeto de chanza por parte de aquellos que no lo padecen y acaba generando cierta incomodidad y animadversión hacia su propia anatomía en aquellos que sí lo sufren.

Ello hace, por ejemplo, que los hombres, difícilmente lleven el pelo corto, intentando que éste tenga la medida óptima para ocultar sus orejas. En el caso de las mujeres, encontramos que es muy excepcional que, teniendo Orejas en asa, se hagan coletas o recogidos que muestren sus orejas.

Con estos ejemplos podremos entender lo intensamente limitante que esta situación puede resultar en el día a día de los pacientes que sufren esta anomalía auricular.

¿CUÁNDO ES RECOMENDABLE LA CIRUGÍA DE OTOPLASTIA?

El objetivo de esta cirugía es conseguir una correcta alineación del pabellón auricular con la cabeza, anatómica y estéticamente. Al ser una cirugía sencilla, es altamente demandada. Al tratarse de una cirugía plástica, no estética, se puede realizar a menores de edad (con la debida autorización del tutor).

Sabemos que las burlas por este problema hace que muchos padres se planteen la cirugía para sus hijos a temprana edad. Eso hace muy común la pregunta de ¿cuándo es el mejor momento para realizarla?

Yo soy de los que opina que la cirugía debe ser realizada a demanda del propio paciente, es decir, no hace falta que sean mayores de edad, pero tampoco debe ser realizada sólo por expreso deseo de los padres, los niños deben “solicitar” esa corrección.

 

Es un procedimiento que requiere de cierta colaboración del paciente para poder realizar un postoperatorio correcto; por eso necesitamos que el paciente se involucre en su cuidado. Anticipar la cirugía no es recomendable, tampoco lo es el demorarla en demasía ya que podríamos incrementar el complejo. El paciente debe entender y participar del postoperatorio y, por eso, debe involucrarse en él.

 

¿QUÉ CONDICIONA QUE  SE GENERE LA OREJA EN ASA O LA OREJA EN SOPLILLO? 

Básicamente suelen existir 3 factores que condicionan esta anatomía anómala del pabellón auricular:

  1. Exceso de concha. La concha auricular es el espacio ahuecado que rodea de forma más íntima la entrada del conducto auditivo. Para que nos entendamos, es el espacio en el que colocamos el “pinganillo” de los auriculares. Si la concha es más grande, la oreja se va a proyectar en exceso por lo que la vamos a ver más separada.

  2. Un defecto de plicatura del hélix. El hélix es anatómicamente la parte alta y posterior de la oreja, donde todos tenemos, normalmente, un plegue en forma de Y. Ese pliegue, en muchos pacientes aquejados de Oreja en asa, está poco marcado porque no se ha llegado a conformar, quedando un poco abierta, en forma de vela; nuevamente la oreja se ve más despegada.

  3.  Otro factor que suele estar presente, pero es menos evidente, es la falta de tracción o de trabajo de la musculatura periauricular. Aunque no lo parezca, esos músculos que permiten a ciertos animales orientar el pabellón auditivo a voluntad también están presentes en el caso del ser humano, aunque con una mínima o nula funcionalidad real. Dicha musculatura está, en cierto modo, atrofiada, pero sí que tiene capacidad para ejercer cierto grado de tracción sobre el  pabellón y hacia la cabeza. Cuando esa musculatura está algo más debilitada el pabellón puede quedar un poquito más abierto. De forma aislada este factor no suele provocar ningún problema, pero asociado a alguno de los anteriores factores puede acrecentar ese efecto.

Lo habitual es que haya una combinación de los distintos factores, con mayor o menor afectación de cada uno de ellos. También es cierto que puede haber casos en los que predomine de forma más notable, incluso exclusiva, sólo uno de ellos.

Como siempre, lo primero que hay que hacer es analizar el pabellón auricular y valorar cuál de los 3 factores es el que hay que corregir.

¿CÓMO ES LA CIRUGÍA DE OTOPLASTIA?

Hay muchas técnicas y con distintas formas de abordaje, por vía anterior o posterior. Personalmente soy partidario de realizar un único abordaje por vía posterior. Se trataría de una incisión que va localizada en la parte de atrás de la oreja, de esa manera nos deja una cicatriz totalmente invisible y nos permite abordar cualquiera de los posibles problemas. 

Si lo que tenemos es un exceso de concha, lo que vamos a hacer es quitar el uso de cartílago auricular; resecaremos parte del cartílago para poder plegar  y reducir esa concha, darle un tamaño mucho más coherente y permitir que la oreja recupere su alineación con el eje de la cabeza. 

Cuando lo que tenemos es un defecto de plicatura, recrearemos el pliegue utilizando una serie de puntos (no reabsorbibles) que se van a ir ubicando de forma escalonada y con tensiones diferentes a lo largo del eje natural. De esa forma conseguiremos ir definiendo el pliegue del helix y, a su vez, permitir que la oreja vaya recuperando su posición natural, no conviene forzar demasiado para un aspecto natural.

En casi todas mis cirugías de otoplastia aplico unos puntos de plicatura a la mastoides. Son unos puntos que fijan directamente la concha, por detrás, al plano óseo para traccionar y emular el trabajo que la musculatura periauricular está dejando de hacer. De esta forma forzamos un poquito más el plano global de la oreja, el eje general de la oreja, para que quede más alineado con el plano general de la mastoides (el hueso que tenemos justo por detrás de ese pabellón).

Finalmente cerraremos con la única cicatriz que nos ha permitido corregir todos los aspectos sin generar más traumas ni cicatrices.

La duración de la cirugía es de 40 a 45 minutos cuando se tratan ambas orejas.

¿CÓMO ES EL POSTOPERATORIO DE UNA OTOPLASTIA?

Es relativamente sencillo, corto y poco doloroso. Generalmente el paciente precisa llevar un vendaje semicompresivo durante 24-48 horas. Retirado el vendaje, puede ducharse con normalidad; la única indicación es la de secar bien la zona y asegurar que los pliegues auriculares no acumulen excesiva humedad que pudiera debilitar la herida. Por lo demás, el paciente únicamente va a tener que llevar una cinta elástica, un pañuelo, una gorra o cualquier elemento que permita generar cierta presión para:

  1. Aliviar un poquito la molestia inflamatoria

  2. Proteger la oreja de posibles golpes o traumatismos involuntarios.

Durante los primeros 15 días deberá llevarlo en todo momento, incluso para dormir; solo podrán retirarlo para ducharse. Transcurridos los 15 días, hasta completar el mes, lo llevarán para dormir, para vestirse o desvestirse si alguna de las prendas debe pasar por la oreja o en casos que por las circunstancias que concurrieran pudiera existir la posibilidad de recibir algún golpe sobre la oreja. A partir del mes, se lo podrá retirar y podrá incorporarse a su rutina diaria de forma absoluta. 

Todo por y para vosotr@s. 

Si necesitas más información sobre la cirugía de otoplastia  estaré encantado de aclararte cualquier duda.


Doctor José Mª Triviño.



0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo:

INFORMACIÓN SOBRE COVID-19
Leer Cerrar x

SITUACIÓN EXCEPCIONAL COVID-19 – SEGUIMOS TRABAJANDO POR Y PARA VOSOTROS

Llevamos más de 10 meses peleando contra el SARS-CoV2. La tan ansiada normalidad no acaba de llegar, entre otras cosas porque, debemos reconocer, como sociedad no hemos hecho las cosas como debíamos.

En TRIVIÑO, Cirugía Plástica y Estética, desde que el pasado 11 de mayo se levantara el confinamiento, hemos podido mantener una actividad relativamente normalizada e ininterrumpida. Afortunadamente no se han reportado contagios en el equipo ni entre los pacientes. No debamos relajarnos, debemos seguir insistiendo, mantener una extrema prudencia para garantizar la seguridad de nuestros pacientes y la de todo el personal es fundamental.

Pensando en ti, hemos establecido un protocolo basado en un control a cuatro niveles:

  • Control del riesgo sobre el espacio físico: limpieza y desinfección intensificada de la consulta.
  • Control del riesgo sobre el personal: todo nuestro personal ha sido testado y cumple con las más estrictas medidas de protección para garantizar su seguridad y la tuya.
  • Control del riesgo sobre los pacientes: tomaremos las medidas de protección necesarias para garantizar tu seguridad.
  • Por descontado, hemos adaptado nuestros protocolos prequirúrgicos para dar riguroso cumplimiento a las recomendaciones dictadas por las autoridades sanitarias.

Hemos reforzado el circuito de visitas telemáticas; podemos atenderte por visita telemática, con mucha más agilidad que antes y sin que tengas que desplazarte ni salir de casa. La telemedicina ha venido a quedarse y TRIVIÑO, Cirugía Plástica y Estética, no se queda atrás.

Seguimos, por tanto, a tu disposición, desde casa o en la consulta (con todas las garantías); tú decides, sólo tienes que contactar con nosotros por los medios habituales:

  • Por WhatsApp: escribiendo al +34 676 04 65 31
  • Por teléfono, llamando al +34 938 55 31 68
  • Enviándonos un correo a info@drtrivino.com
  • Escribiendo en el formulario que encontrarás en la web

La labor de todos y cada uno es fundamental. Sea cual sea la responsabilidad que nos ha tocado asumir, debemos seguir peleando, cada día es un día más. Estamos seguros de que este periodo excepcional finalizará, poco a poco seguimos avanzando. No desistas, sigue luchando.

En nuestro deseo de dártelo pronto en persona, desde aquí, te mandamos un fuerte y virtual abrazo.

Dr. José María Triviño

firma