Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

Pros y contras del lipofilling y el ácido hialurónico

acido-hialuronico.jpg

¿PARA QUÉ SIRVE EL ÁCIDO HIALURÓNICO Y EL LIPOFILLING?

Tanto el ácido hialurónico como el lipofilling se utilizan para los tratamientos de rejuvenecimiento facial.

Lo primero que debemos comprender es que, cuando hablamos de envejecimieno facial, el volumen o, mejor dicho, la pérdida de volumen es un factor muy relevante. Conforme nos vamos haciendo mayores y nuestros tejidos se deterioran, determinadas áreas de nuestro rostro se van atrofiando, perdemos turgencia a nivel de los pómulos y los tejidos se desculegan; paralelamente perdemos brillo y la piel se torna más ruda y menos elástica.

Debido a esa pérdida de volumen y tejido graso, el envejecimiento facial se hace especialmente visible en la zona de debajo de los ojos y de los pómulos.

Es ésta la justificación por la que los productos de relleno representan la base de las técnicas de rejuvenecimiento facial.

Dicho esto, deberíamos definir, a grandes rasgos, los dos materiales de relleno.

EL ÁCIDO HIALURÓNICO

El producto de relleno más conocido hasta la fecha.

El ácido hialurónico es un producto biológico (polisacárido del tipo glucosaminoglucanos) que, de forma natural, está presente de nuestros tejidos. Como parte de la fisiología del envejecimiento, su presencia se va reduciendo por lo que los tejidos pierden hidratación y volumen.

Los rellenos de ácido hialurónico son productos sintéticos que, en forma de gel, se inyectan directamente en la piel, a diferentes niveles según necesidad, a fin de reponer ese ácido hialurónico propio que, como decimos, se va perdiendo. Como resultado, se consigue restaurar volumen y recuperar esa aspecto hidratado y brillante una piel joven,

Su uso está especialmente indicado para estadios precoces de envejecimiento facial, es decir, cuando las arrugas son poco profundas y no se ha producido un excesivo descolgamiento. El uso abusivo de los rellenos de ácido hialurónico confiere al rostro ese aspecto abotargado y artificial que tan poco nos gusta ver.

 

EL LIPOFILLING

Hace ya unos años que se conocen los grandes beneficios que la grasa propia de cada paciente puede aportar.

El lipofilling, como concepto genérico, es una técnica que consiste en la extracción de grasa del propio paciente para su posterior reinyección en otra/s zonas donde pudiera ser preciso aportar volumen. La grasa se extrae mediante liposucción (normalmente con una presión de aspirado menor a la de la liposucción estándar, a fin de preservar al máximo la supervivencia de las células grasas extraídas) de zonas donde el paciente tenga cierta cantidad de grasa localizada como la barriga, cartucheras…. Tras su procesado, a fin de purificar y concentrar las células, éstas son reinyectadas en aquellas zonas donde se considere apropiado restaurar volumen; el injerto de grasa puede realizarse en cualquier zona del cuerpo.

Hablamos del lipofilling facial cuando esa grasa previamente extraída y depurada se injerta a en el rostro del paciente. En este caso, la grasa será inyectada en esas zonas de la cara que han perdido volumen, aquellas zonas donde las arrugas, pliegues y hundimientos dan un aspecto de cara descolgada, aquellas zonas que han sufrido las consecuencias del envejecimiento facial.

Más allá del efecto de restauración de volumen, el lipofilling aporta una gran ventaja sobre el ácido hialurónico: las células grasas son ricas factores de crecimiento (podríamos definirlos como unos impulsores de la restauración y proliferación tisular) por lo que, la inyección de éstas, condiciona la activación de una serie de mecanismos fisiológicos que estimulan a los tejidos periféricos, los “invitan” a regenerarse. Con ello la actividad celular, la hidratación, la síntesis de colágeno y elástina...se estimulan de forma natural.

Tanto la infiltración de ácido hialurónico como el lipofilling se utilizan para tratar la pérdida de volumen y tejido graso.

¿CUÁNDO ES RECOMENDABLE UTILIZAR EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

En términos generales, el ácido hialurónico se debe utilizar cuando las arrugas no son excesivamente profundas y el descolgamiento es escaso.

Dependiendo de las zonas a tratar y el tratamiento que vamos a realzar, el producto puede ser más o menos denso (reticulado); no es lo mismo rellenar una arruga peribucal que conferir volumen al pómulo. Así, por ejemplo, si la zona a tratar tiene arrugas finas o superficiales, el tipo de ácido hialurónico será menos reticulado; si lo que pretendemos es restaurar volumen, entonces el ácido hialurónico será más denso.

Esa capacidad de utilizar diferentes densidades de producto nos permite una mayor versatilidad de uso, pudiéndose aplicar a diferentes profundidades y zonas con distinto tipo o grosor de piel.

¿CUÁNDO ES RECOMENDABLE UTILIZAR EL LIPOFILLING?

El lipofilling  es recomendable cuando las zonas a tratar son más extensas y cuando se ha perdido volumen, es recomendable para arrugas más profundas.

Como decíamos, la grasa se extrae mediante liposucción, se procesa y se reinyectadas donde sea preciso restaurar volumen. Al tratarse de células del propio paciente no existe riesgo de rechazo.

Es un tejido vivo por lo que una vez inyectado, éste será permanente y, aunque, lógicamente seguirá estando sujeto a la fisiología del envejecimiento, el efecto de relleno se mantendrá.

No es apropiado para rellenar arrugas finas o realizar rellenos muy superficiales, el tamaño de la célula grasa lo hace poco apropiado para injertar en planos muy superficiales.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL ÁCIDO HIALURÓNICO

Las ventajas del ácido hialurónico en tratamientos de relleno son varias :

  • No se requiere ingreso hospitalario por lo que la infiltración se puede realizar en la consulta médica.

  • Tras la infiltración el paciente puede hacer vida normal el mismo día. Puede producirse cierta inflamación local pero ésta no condiciona una limitación en la rutina diaria del paciente.Es la mejor opción para tratar las pérdidas de volumen.

  • Es la mejor opción para tratar las pérdidas de volumen localizadas y las arrugas finas.

 Con respecto a las desventajas debemos señalar las siguientes:

  • Se trata de un producto absorbible por lo su duración es limitada; el tiempo medio de reabsorción se sitúa en torno a un año.
  • Si la zona a tratar es amplia, se necesitan grandes cantidades de producto, lo cual incrementa el precio del tratamiento.

  • El precio del vial suele ser elevado y el precio final del tratamiento depende, en gran medida, de la cantidad de producto utilizado.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL LIPOFILLING

Las ventajas del lipofilling en tratamientos de relleno son varias :

  • La grasa del propio paciente no se reabsorbe y no existe rechazo. Esto condiciona que resultados son permanentes (el envejecimiento natural del paciente continúa).

  • Permite tratar zonas más amplias. Al tratarse de un tejido vivo, a largo plazo se comportará con absoluta naturalidad.

  • Paralelamente a la restauración de volumen se obtiene un estímulo restaurador sobre los tejidos adyacentes por lo que el efecto de rejuvenecimiento es doble.

Con respecto a las desventajas debemos señalar las siguientes:

  • Debe realizarlo por un cirujano, en quirófano y bajo anestesia..

  • La infraestructura necesaria y la necesidad de realizar una liposucción (mayor o menor) hace que el precio del tratamiento se incremente; aunque su permanencia hace que la inversión resulte rentable..

  • Existe un porcentaje de pérdida de la grasa inicialmente inyectada. El porcentaje oscila entre el 10 y el 15% y, aunque esta cuestión se tiene en cuenta, puede ser preciso reinyectar algo más de grasa en la zona tratada para compensar pérdidas excesivas.

 

ÁCIDO HIALURÓNICO-LIPOFILLING / LIPOFILLING-ÁCIDO HIALURÓNICO

Dos grandes tratamientos, dos potentes alternativas para combatir el temido y poco deseado envejecimiento.

El volumen, su pérdida y desplazamiento, condiciona cambios en nuestro aspecto; nuestro rostro necesita ayuda para enfrentarse ellos y el ácido hialurónico y el lipofilling facial se perfilan como dos grandes aliados.

Devolverle el brillo, la harmonía, el equilibrio, las formas...la juventud está en tu mano; cada vez disponemos de más “armamento” para ello. Las estrategias son cada vez más respetuosas con nuestros tejidos y, más allá de su acción individual, buscan el estímulo eficaz sobre la fisiología celular propia como recurso cooperativo.

Es imprescindible una buena indicación, conocer perfectamente en qué consisten y para qué se puede utilizar cada opción. Porque todo tiene su porqué.

Estaremos encantados de valorarte, asesorarte y ofrecer la mejor alternativa para ti; tu belleza es nuestro objetivo.



2 comentarios

Mariantonietta Ciocia
6 Mayo 2019

Buenas noches estoy interesandas en recibir u formaciones sobre quirurgia de pecho. Me podrian decir como ponerme en contacto. Saludos

Responder
Dr.Triviño
6 Mayo 2019

Apreciada Maria Antonieta Ciocia, en breve, el doctor Triviño le escribirá personalmente a su mail particular con la información solicitada. Un saludo.

Responder

Escribe un comentario



Compartir este artículo: