Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación y realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para más información, puede acceder a nuestra política de cookies.

LA TOXINA BOTULÍNICA| ABORDAJE EN ÁREAS ESPECÍFICAS : LAS PATAS DE GALLO Y LAS ARRUGAS DEL DORSO DE LA NARIZ

arrugas.jpg

 

Antes de aplicar la toxina, sea en la región que sea, es fundamental conocer la anatomía de estas zonas, entendiendo que todo movimiento es resultado de una que la acción conjunta de músculos interrelacionados. La acción de cualquier músculo está “compensada” por la acción antagónica de su contrario de tal forma que el movimiento resultante se deriva de una acción equilibrada de ambas fuerzas. Este concepto también está presente en la mímica facial.

 

PATAS DE GALLO

ANATOMÍA DEL ÁREA PERIORBITARIA Y LOS PÁRPADOS

La acción muscular del área periorbitaria está protagonizada por el músculo orbicular, concretamente la porción lateral de éste. Se trata de una banda delgada que rodea el ojo en forma de esfínter y contrae la piel. Como es un músculo circular, sus acciones son diferentes en áreas específicas (según la dirección de las fibras en cada segmento del músculo).

TÉCNICA DE LA INYECCIÓN PARA LAS ÁREAS PERIORBITARIAS

El tratamiento de estas arrugas es, desde el punto de vista técnico, sencilla y los resultados son siempre altamente satisfactorios.. De forma habitual se inyectan entre 8 y 15 UI de toxina repartidos en 3-4 punto de inyección. Para identificar los puntos de inyección, se pide al paciente que cierre los ojos con fuerza, eso hace más evidente las zonas de mayor acción muscular en la porción lateral de la órbita; es importante respetar un margen de seguridad de 1 cm desde el reborde orbitario, eso permite evitar la difusión de la toxina al interior de la órbita y la afectación de los músculos oculares. 

 

ARRUGAS DEL DORSO DE LA NARIZ

ANATOMÍA

El músculo nasal, en su pars transversalis (porción transversa) es responsable de la formación de “arrugas en el dorso de la nariz”. Discurre de forma oblicua y descendente desde el dorso nasal hacia la parte más externa y baja de las alas nasales.

TÉCNICA

Las arrugas nasales se tratan de forma conjunta con las región glabelar (entrecejo). Para identificar la zona de punción, se pide al paciente que frunza la nariz, se infiltran entre 3 y 5 UI de toxina por lado, teniendo cuidado en hacerlo de forma superficial y evitando la inyección en el periostio.

 

0 comentarios


Escribe un comentario



Compartir este artículo: